Cirugía estética masculina en Medellín cada vez tiene más mercado

En el mundo, los pacientes hombres son usuarios de un 15.3% de las cirugías estéticas, según las estadísticas de la ISAPS
 
Por Laura Montoya Carvajal
laura.montoya@vivirenelpoblado.com.co
 

Para el doctor Luis Botero, cirujano plástico y director de la Seccional Antioquia de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, las intervenciones con fines netamente estéticos en los hombres son cada vez más demandadas en la ciudad. En su opinión, “debido a los medios, las revistas, el cine y la publicidad, que siguen promocionando la idea de la juventud, estas intervenciones son cada vez más buscadas en nuestros consultorios”.Y es que, según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS), Colombia es el sexto país donde más cirugías estéticas se realizaron en el 2015, con 314.783 procedimientos, y está en el puesto 11 en el ranking de los países con el estimado de más cirujanos plásticos, con 950 profesionales. En Medellín la próxima semana se realizará el Congreso Mundial de Medicina Estética y Antienvejecimiento, lo que según el doctor le da a la ciudad un protagonismo para esta actividad.

Gracias a esta facilidad de encontrar médicos capacitados para la realización de estos procedimientos (aunque, insiste el doctor Botero, siempre es necesario comprobar su formación, experiencia y credenciales) muchos hombres de la ciudad pueden acceder a procedimientos en los que Medellín “está a la vanguardia”.

“Las más comunes son la cirugía de párpados superiores e inferiores, la rinoplastia para corregir deformidades adquiridas o postraumáticas, y en los últimos 5 años ha aumentado la liposucción abdominal y de espalda. Más recientemente la llamada liposucción de alta definición ha tomado fuerza, donde mediante algunas técnicas se definen los músculos rectos abdominales, bíceps y tríceps para que el paciente se vea más atlético. Esta es muy popular entre los más jóvenes”, describe el médico. También enumera que sus pacientes le demandan la cirugía para retirar la papada y mejorar las mejillas y el contorno facial.

Santiago Serna, de 26 años, se realizó hace cuatro años una rinoplastia. “Me hice una cirugía para corregir el tabique y una septoplastia, porque nunca me había gustado mi nariz, que era como una poma. Aproveché para mejorarla y además era más económico hacerlo todo de una vez”, dice. En su opinión no se haría implantes o alteraciones mayores en el cuerpo porque no le parecen adecuadas.

El doctor Juan Carlos Vélez, cirujano plástico de la Universidad de Antioquia, explica que las cirugías en hombres por motivos estéticos todavía son un tabú. “Aún así son un mercado potencial. El tema cultural y de género impacta: si bien el hombre procura estar bien presentado y muy a la moda, aún se ve la cirugía estética como algo muy femenino, pero este mercado se va abriendo camino”, dice él.

En su consultorio, añade, un 10% de los pacientes son hombres, la mayoría entre los 30 y los 50 años. Si bien en otras partes del mundo han tomado fuerza los implantes en los pectorales, los glúteos e incluso en el pene, el doctor Vélez, así como el doctor Botero, aseguran que en Medellín no es significativa la demanda de este tipo de intervenciones, más notorias, y que en el caso de los genitales casi se limita a las intervenciones que realizan urólogos para mejorar la disfunción eréctil.

El doctor Botero explica que las personas de sexo masculino pertenecientes a la población LGBTI también son importantes usuarios de la cirugía estética, siendo las intervenciones más significativas las de cambio de sexo. “Esta ya no es solo estética, sino que requiere también intervenciones reconstructivas y todo lo complementario en el proceso de tránsito. En Bélgica, donde yo me formé, este proceso requería desde un abogado hasta un ginecólogo”.

El director de la seccional Antioquia complementa que además de las intervenciones invasivas también hay procedimientos estéticos de los que los hombres son usuarios significativos, como los rellenos faciales con distintos materiales, los peeling para restaurar capas de la piel y productos dermatológicos.