Cinco verdades sobre los carros sin combustible

Cinco verdades sobre el carro eléctrico

Probamos un Renault Zoe, acá el resultado.

Vivir en El Poblado hizo el ejercicio de subirse a un carro eléctrico. Manejó Felipe Vallejo, editor del portal www.vehiculoselectricos.co. Derrumbamos mitos y descubrimos beneficios.

Por Juan Pablo Tettay De Fex / mucha más autonomía, dice Felipe”.

1. Un carro eléctrico sí sube

Dice Felipe que una de las grandes dudas que existe alrededor de estos vehículos es su fuerza al subir. Trepando la loma del Tesoro pudimos darnos cuenta de que el carro no sufre y, al contrario, le lleva la ventaja a aquellos que tienen motor de gasolina.

2. En un día se acaba la carga

Felipe explica que uno de los males que más aparece es el Range Anxiety o Ansiedad del Rango. Existe el temor de quedarse sin carga rápidamente. Con el uso, los conductores se dan cuenta de que la autonomía es alta. Además, el carro se carga al frenar y al bajar.

3. Un carro eléctrico es costoso

Lo es. Su costo es desde 70 millones de pesos. Sin embargo, con el tiempo, los valores de mantenimiento y combustible hacen que esa percepción cambie. Como el carro no tiene motor a gasolina, no hay roces de piezas, por lo que no hay desgastes, así, las visitas al taller se reducen. Por otro lado, una carga puede costar alrededor de 17.000 a 25.000 pesos y hay gran autonomía. Los carros a gasolinas no recorren la misma distancia por el mismo valor.

4. Los eléctricos manejan otra “energía”

Sí. Dice Felipe Vallejo que hay estudios que así lo demuestran. “Conductores de estos vehículos muestran menos niveles de estrés”. Esto porque, por ejemplo, no hay ruidos ni vibraciones.

5. Son carros urbanos

Es verdad. Aunque pueden enfrentarse a carretera, garantizar la carga para distancias largas es difícil. “Seguramente llegará el momento en el que haya mucha más autonomía, dice Felipe”.