Celulares que no matan

 
 
   
 

Esta es la historia del celular en un mundo donde la cifra de usuarios se acerca a 1 billón; es decir 1 de cada 6 personas en el mundo ha comprado uno de estos mecanismos según datos de la Revista Británica de Medicina (British Medical Journal). La cantidad de personas experimentando tal tecnología ha revelado muchas teorías y preocupaciones sobre sus efectos sobre la salud. Las más comunes asociadas al uso del celular son tumor cerebral, ataque cardíaco o interferencia con el marcapasos y esterilidad masculina; todas asociadas a las partes del cuerpo más expuestas a la señal del teléfono. Según los expertos consultados por Vivir en El Poblado, nada podría ser más falso con excepción del marcapasos.

El marcapasos
El doctor William Uribe, cardiólogo especialista en electrofisiología, explica cómo la frecuencia de ondas emitidas por la señal de un celular puede afectar el buen funcionamiento de un marcapasos. Para prevenir que éste sea inhibido, recomienda el uso del celular en el oído opuesto a la ubicación del marcapasos, nunca llevarlo en el bolsillo de la camisa o chaqueta, y mantenerlo a una distancia mínima de 15 centímetros del corazón. Los riegos del celular en este caso son iguales a los que se correrían con cualquier campo electromagnético (máquinas antirrobo en los almacenes, rayos x en la seguridad del aeropuerto, plantas hidroeléctricas). No hay que evitarlas a toda costa, pero es recomendable no exponerse mucho a ellas. Por lo demás, un celular en una persona sin marcapasos no produciría un infarto cardíaco o ningún otro riesgo al corazón.
En cuanto a la esterilidad masculina por llevar el teléfono en el bolsillo del pantalón, el médico urólogo Jorge Mario Rincón desmiente cualquier teoría pues hasta ahora no hay estudios que afirmen o nieguen la responsabilidad del celular en este padecimiento, incluso el doctor Rincón añade confiadamente: “Yo llevo el celular en el bolsillo y no estoy preocupado”.
Para el tema de la salud cerebral, se han hecho algunas investigaciones sobre la posibilidad de que el celular genere tumores o gliomas. La Revista Británica de Medicina ha publicado desde 2006 tres estudios de investigación sobre el tema. Los tres concluyen que una persona corre más riesgos de salud al hablar por celular mientras conduce su auto que por las frecuencias emitidas en la señal celular. El médico neurólogo Jorge Celis afirma que los verdaderos riesgos solo podremos saberlos a futuro; por el momento no hay ningún estudio que compruebe daños cerebrales. Sin embargo advierte que en términos de salud, algunos sistemas de monitoreo en clínicas y hospitales pueden ser afectados por el uso del celular y es recomendable no usarlo cerca de estas máquinas.

Antenas para la señal del celular en su casa
Existe una nueva modalidad de telecomunicación en Medellín para mejorar la señal del celular. Las compañías de telefonía celular ofrecen alquilar los espacios de las terrazas en residencias privadas que son poco usadas o solo ocupadas por otras antenas como las de televisión. Elizabeth Romero, empleada de la empresa administradora de propiedad horizontal Abad Faciolince, asegura que aunque es un proceso lento por todos los requisitos para su instalación, estos equipos benefician no solo a las compañías de comunicaciones en el mejoramiento de la señal, sino que los copropietarios reducen los costos de administración. La reducción de los costos es proporcional al espacio alquilado y a la cantidad de equipos instalados por la empresa celular. ¿Qué significa entonces esto para su salud? Básicamente lo mismo que andar con un celular, es decir, nada por ahora y tal vez un ahorro en la administración del apartamento por si se enferma de alguna otra causa.