Casas inteligentes del mañana, hoy

La necesidad es la madre de la inventiva

¿A quien no le gustaría tener todo a la mano en su casa o la casa en sus manos?, ¿Qué empresa no anhela poder controlar sus sistemas de producción, con seguridad y confiabilidad desde una central de operaciones o fuera de ella? Pues motivado con estas inquietudes el ingeniero César Rojas, decidió crear en 1998 Consulnet, una empresa que utilizó su mayor capital, el conocimiento, para aplicarlo a la informática en la realización de softwares administrativos para los sectores hotelero y comercial. Pero esto solo fue el comienzo de un largo camino de invenciones. La inquietud de César Rojas lo llevaría a incursionar en el mundo de la domótica o tecnología para el hogar. Al darse cuenta de que la energía que desperdician muchos usuarios al dejar activados los artículos eléctricos es un costo muy alto en los hoteles, se le ocurrió la idea de poder manejar los dispositivos eléctricos para que se monitoreen y se controlen desde la recepción del hotel. Pero quiso ir más allá. Pensó que esta aplicación no solo se debería dar en hoteles sino en las casas, en empresas y en cualquier lugar donde la gente viva o trabaje, y así comenzó a desarrollar su sistema de casas inteligentes, el cual es hoy una realidad naciente.

Casas inteligentes en la palma de la mano

El proyecto de domótica o casas inteligentes nació en 2001. Hoy le da la posibilidad a los usuarios de manejar los equipos eléctricos de su casa o empresa con dos opciones: Un sistema computarizado o un sistema autónomo (por medio de un control remoto).

El sistema computarizado permite conectarse a internet para monitorear el lugar, hacer sondeos de vigilancia o simular ocupación al programar dispositivos en diferentes intervalos.

El sistema autónomo permite manejar todo tipo de aparatos eléctricos desde cualquier lugar de la vivienda u oficina. Este sistema se realiza a través de repetidores distribuidos estratégicamente que captan la señal y envían la orden a los aparatos de todo el lugar. “Un avance importante en este sistema es que el control maestro recibe las funciones de los controles remotos de varios aparatos y las grabas en su base de datos para aplicarlas todas en un solo control remoto”, destaca Juan Carlos Orozco, ingeniero encargado de hacer los circuitos electrónicos y la programación de este sistema.

Valores agregados

El sistema de domótica de Consulnet trasciende el simple apagar y prender los aparatos. Se puede controlar la temperatura del recinto, hacer monitoreo con cámaras, integración de alarmas, hasta el manejo integral de electrodomésticos de todo uso y funciones por control remoto. Ahora se está desarrollando un sistema para hacer estas operaciones de control y monitoreo desde la línea telefónica, aunque apenas está en la fase de prototipo, las pruebas hechas son satisfactorias. “Pero además de ser más económico, ahorrar energía, garantizar seguridad en procesos y espacios, la mayor ventaja de nuestro sistema es que como tiene unos valores agregados ya se puede instalar por etapas y es adaptable a las condiciones de construcción de las casas y empresas de Colombia, cosa que no sucede con sistemas similares importados”, resalta Orozco.

Consulnet desde su creación ha estado vinculado a la Incubadora de Empresas. “La incubadora nos ha apoyado para el desarrollo de nuestra empresa y nuestros proyectos tanto en la asistencia logística, jurídica como comercial, así mismo contamos con la asesoría de expertos académicos de las universidades para los desarrollos técnicos”, destaca Juan Carlos Orozco.

Una las mayores dificultades que se presentan ahora para Consulnet en su proceso de consolidación y comercialización es la consecución de los insumos electrónicos que se requieren para masificar la propuesta de domótica ante una eventual demanda de servicios, ya que todo hay que importarlo. Y para ello se está buscando establecer alianzas para abrir un nuevo mercado donde el conocimiento y la base tecnológica sea 100% local.