Carnetizados y uniformados

La posición del Comité, como enfáticamente sostiene González, no es de rechazo sino propositiva, y en ese sentido han pedido que los recuperadores estén uniformados y carnetizados, para poder ejercer un mejor control sobre ellos, y que los capaciten en temas de convivencia ciudadana. Pues bien, desde el viernes pasado estas personas, unas 240, tienen uniformes y carnets, que la Secretaría de Medio Ambiente se había demorado en entregar porque quería verificar que quedaran efectivamente en manos de recicladores, no de delincuentes disfrazados, explicó Mónica Caro, interventora del contrato del centro de acopio. En el uniforme portarán un número con el que se podrá verificar el nombre y otra información del recuperador en una base de datos.

Por el lado de la capacitación, por intermedio del Politécnico Jaime Isaza Cadavid les están dictando módulos sobre manejo de la carreta en el espacio público (con la asesoría del Tránsito), desarrollo social (que tiene un componente de autoestima), comportamiento ciudadano y cooperativismo, pues la idea es que los recuperadores se organicen en una precooperativa.

González, que no conocía de la carnetización ni de las capacitaciones, cree que esto servirá para tranquilizar un poco a los habitantes del sector y a las empresas, confía en que sea un proceso de largo plazo y afirmó que desde el Comité seguirán la evolución de este tema.