Candidatos a la Alcaldía de Medellín al fuego: las propuestas ya se cocinaron

En este ejercicio hubo candidatos que quedaron fritos, otros tomaron la sartén por el mango, algunos ni se ensuciaron y un par dejó quemar la arepa. Sus recetas fueron probadas por tres jurados: La cocinera Lucero Vilchez, el docente en Gobierno Andrés Olaya y el periodista Daniel Palacio.

El fogón se encendió temprano. A cargo de la cocina estarían todos los candidatos, agendados con un mes de anticipación, y uno de nuestros periodistas y también cocinero, Juan Pablo Tettay, quien diseñó las recetas que aquellos escogerían para preparar, al mismo tiempo que eran interrogados sobre sus propuestas para la Alcaldía de Medellín, en caso de resultar elegidos.

Del otro lado estarían tres jurados que luego de escuchar a cada candidato emitirían una conclusión sobre su desempeño, tanto en la cocina como en la eventual administración de la ciudad.

Publicidad

Queremos que tome una decisión inteligente, que no es más que un ejercicio ciudadano de consultar y comparar información.

Para eso no solo se juegan las ideas, sino también –hay que decirlo— empatías, afinidades y personalidades que tratamos de poner al descubierto llevando los candidatos al fuego y cocinando sus propuestas.

 

Santiago Gómez sigue buscando un Fico

A Santiago Gómez no le gusta ensuciarse. Lo tienen que ver pelando un banano, guardando más de la distancia prudente con la batidora y cómo corrió a limpiarse cuando las cámaras hicieron corte. En el ejercicio quedó en evidencia que conoce los retos de cada dependencia, pero no se mete a la cocina ni por error. A él quien le ayuda en esos menesteres del hogar es “una señora”. En materia de administración pública propone la continuidad de algunas recetas ya conocidas en la administración de Federico Gutiérrez, por eso se animó a que le saliera un “Fico” en su batido de ciclovía.

 

Jorge Gutiérrez, el vendedor

El candidato de Colombia Renaciente, como comerciante que se presenta, llegó a enredar. Tanto que no pudo abrir las pinzas y no fue capaz de armar su pincho mientras hablaba; además, le sacó el cuerpo al queso porque dice ser “un hombre deslactosado”. Propone construir segundos pisos viales y acabar con la violencia en seis meses. ¡Ah y dijo que no es populista!

 

Jairo Herrán, el de Petro

A la grabación del video llegó con un ‘pastel’, escrito de su puño y letra, en el que tenía las ideas sobre las cuales haría énfasis. Para eso escogió la seguridad alimentaria y el bienestar de los campesinos de la zona rural de Medellín —el 70 por ciento del territorio—. Demostró su sensibilidad social y su conexión con esas poblaciones tal y como lo hizo en los dos periodos que ejerció como Personero de Medellín.

 

Víctor Correa no se quita el sombrero

Víctor, médico de la UdeA, se remangó, pero no se quitó el sombrero. Dice que lo hace para algunas cosas, falta ver para cuáles. Llegó en su moto porque del set, ubicado en La Aguacatala, continuaba hacia Eafit, donde cursa su posgrado. El excongresista también fue capaz de asumir el rol, tomar la paila y revolver el hogao, para su choripán del barrio. Entre bocado y bocado de choripán tomaba como tres vasos de limonada para ver si lograba pasar esa cantidad de pan a las 5 de la tarde y más de 28 grados centígrados.

 

Gemma Mejía se encartó

A la candidata del partido Colombia Justa Libres, Juan Pablo Tettay le encargó revolver los ingredientes de la ensalada primavera mientras él hacía la vinagreta de aguacate; ella habló y habló, pero no fue capaz de revolver los demás ingredientes. Durante la grabación no pudo hacer dos cosas al tiempo. Al final cerró con un bocado y un midiostepague, pero quedó debiendo las propuestas.

 

Luis Fernando Muñoz y la multiplicación de los panes

El médico Luis Fernando Muñoz fue el primero en pasar a la cocina. Su misión: partir el limón y exprimirlo, como parte del dip de la abuela que estaba preparando. La tarea no resultó fácil, la licuadora por poco no arranca y los panes eran insuficientes; por fortuna el candidato dijo que los haría multiplicar, así tuviera que partirlos en migas.

 

Daniel Quintero, el de los huevos

El candidato escogió cocinar las migas de la abuela. Quintero solo batió los huevos; mientras lo iba haciendo conversó que así como en la cocina, su estrategia de seguridad tendrá mucho corazón y tecnología para obtener resultados contra la delincuencia. Antes de echarle tomate rojo a las migas se le preguntó por el paso por varios partidos políticos; él contestó que los revolvió a todos, que no se ha untado de ninguno y sigue independiente en su aspiración a la Alcaldía.

 

Beatriz Rave le puso el sabor

Beatriz sí tomó el sartén por el mango y fue quien le dio las indicaciones al periodista – cocinero para hacer el curry de Laureles. Fue capaz de articular su discurso y cocinar. Quiere una superciudad con oferta de servicios las 24 horas y con la presencia del Estado en el territorio para garantizar derechos y brindar oportunidades.

 

Juan David Valderrama, flojo en la cocina

Se reconoció como más bien flojo en la cocina y un hombre de familia. Por ejemplo, si bien dijo que no toca las ollas, sí se encarga del tetero de su hijo. Su propuesta de ciudad en materia de seguridad hace énfasis en las oportunidades, especialmente para los jóvenes. Al batido que preparó dijo que le faltó más azúcar.

 

Juan Carlos Vélez sigue berraco

Vélez fue el único candidato en lavarse las manos antes de iniciar la grabación. Dijo que la gente seguía berraca; con la inseguridad, la inmovilidad, la falta de empleo. Por eso dice que tiene una propuesta más completa que la que presentó para el mismo cargo en 2015. Buena parte del zumo de limón se le quedó en la tabla y no llegó al guacamole.


 

Con fogón prendido y sin cocineros

Alfredo Ramos y Luis Hoyos nos dejaron en la paila. Hoyos no apareció a la hora acordada y se reportó una semana después. Ramos canceló a último minuto. Nos quedamos sin conocer sus propuestas.

Por: Daniel Palacio Tamayo / daniel.palacio@vivirenelpoblado.com

Publicidad