Café Retiro, de la mata a la taza

Café Retiro, de la mata a la taza
Una marca propia de campesinos de las veredas de El Retiro que apunta al desarrollo de la región


Jairo Villegas. Fotos cortesía Juan José Higuera

Hace casi cuatro años, Jairo Villegas, un caficultor guarceño que había regresado a su vereda tras un desplazamiento forzado a causa de la violencia, se unió a otros pequeños caficultores. Hoy, con el aporte de nuevos socios campesinos, esta asociación es la gestora de Café Retiro, una marca que ofrece un excelso café tostado molido y en grano.

En el pueblo, cerca del parque principal, está la fabrica. Allí, todas las semanas, mediante un proceso artesanal alineado con los estándares internacionales de producción de café, se trillan, tuestan, muelen y empacan los mejores granos para ser comercializados. La materia prima es el café cultivado, despulpado y secado por los campesinos socios de las veredas Nazareth, Tabacales, Los Medios y La Miel. La ubicación de sus fincas es privilegiada para el desarrollo de un grano especial. Están situadas entre los 1700 y 1850 metros de altura sobre el nivel del mar, sobre suelos volcánicos bien drenados, expuestas a una alta luminosidad, una lluviosidad media y un clima templado. Todos estos factores influyen favorablemente en el sabor y demás atributos del café.

La marca ha sido concebida como un proyecto social, con un modelo justo y colaborativo, donde cada uno de estos pequeños caficultores es socio empresario, y no solo proveedor. A ellos, Café Retiro les compra el kilo de café de pergamino seco a un precio mínimo fijo (superior al oficial), como medida de protección ante la inestabilidad del mercado.

Actualmente, además de ser vendido en algunos restaurantes de la ciudad, Café Retiro atiende pedidos a domicilio en Medellín, el Área Metropolitana y el Oriente Cercano en el teléfono (541 1091) o través de su sitio web oficial (www.caferetiro.com).

El café viene en presentaciones de una y cinco libras. En la fábrica y algunos distribuidores oficiales en El Retiro también puede conseguirse la media libra, formato pensando para hacerlo más asequible a los habitantes de este municipio antioqueño.

Además, con el objetivo de promover la cultura y el consumo óptimo del café, los clientes primerizos reciben una clase de iniciación personalizada de cómo preparar un buen café, las cantidades adecuadas, historias, rituales y otras temáticas complementarias. Esta sesión educativa informal se puede programar para ser recibida de manera individual o acompañado de otras personas.

De la mata a la taza, Café Retiro está producido con orgullo y corazón, para conquistar a quienes permanentemente están a la caza de un café para el recuerdo.