Cada vez madruga más

Cada vez madruga más
Las pruebas de encendido de los alumbrados decembrinos en septiembre, sorprendieron a muchos

Ver a un técnico de EPM realizando una instalación en plena calle 10 no es una novedad. Pero lo que sí es por lo menos reseñable es que cuando aún no terminaba septiembre su trabajo se concentrara en darle los últimos toques eléctricos a unos rosetones de alumbrado navideño.
Si bien para algunos es descabellado, no es del todo extraño pues desde hace mucho tiempo estos meses previos se han convertido en sinónimos de papás Noel, mangueras de luces, arbolitos decembrinos y de un sinnúmero de productos que le dan desde temprano la bienvenida a esas fechas tan especiales.
Sin embargo, de inmediato surgen preguntas acerca de la pertinencia de estos trabajos faltando tanto tiempo para la Navidad. Por ejemplo, en el parque de El Poblado la instalación ya está completa y ya fue probada. Se trató de un encendido de prueba que hizo que muchos ciudadanos admiraran una muy bella puesta en escena luminosa.
Pero hay otras voces. Entre ellas las de quienes se preguntan cuánto le cuesta de más a la ciudad este tipo de instalación y si este valor llega en la factura de servicios públicos, o las de quienes analizan si este tipo de instalaciones durante tanto tiempo son o no antiecológicas.

Una explicación técnica
EPM dio a conocer el diseño de los alumbrados. Este tiene un costo de 12 mil millones de pesos y cubre 35 kilómetros en la ciudad. Son cerca de 18 millones 500 mil bombillas (incluidas mangueras, mallas, instalaciones y proyectores) cuya instalación habrá generado 1.500 empleos, entre directos e indirectos, cuando esté terminada.
Aunque son cifras robustas, el arquitecto Horacio Valencia, encargado del diseño del alumbrado navideño de este año, expresa que el desarrollo de nuevas tecnologías en iluminación ha hecho mucho más eficiente todo el andamiaje. “La energía que consume este alumbrado durante un mes y medio es la misma que gasta Medellín durante una hora. En algunas zonas estamos utilizando iluminación led, que consiste en unos diodos que generan mucha luz y menos calor y por tanto mayor eficiencia (a diferencia de las bombillas incandescentes). Gracias a esto hemos logrado que con la misma energía se haya podido crecer entre un 5 y un 10 por ciento en la cobertura del alumbrado cada año”, dice.
Acerca del encendido prematuro del alumbrado, EPM explica que, aparte de que no se le cobra a los ciudadanos, tiene varias motivaciones: la primera es que Medellín será el anfitrión de la Asamblea General anual del LUCI (Lighting Urban Community International), la comunidad de ciudades iluminadas más importante del mundo, que convocará a más de 120 representantes de 60 países entre el 14 y el 18 de noviembre.
Así que el 17 de ese mes (solo ese día) se prenderá en honor a estos invitados.
Además, está previsto que se encienda también el 28 y el 29 de noviembre por los conciertos de Madonna, para luego hacer el encendido definitivo el 1 de diciembre ( y hasta el 7 de enero).
La motivación es mostrar un alumbrado que es elogiado por muchos, pero que otros no ven como una marca de ciudad tan definitiva. Cabe decir que, según la Alcaldía Municipal, los alumbrados navideños causan un impacto invaluable para la imagen nacional e internacional de Medellín.
En cuanto a los beneficios colaterales de la experiencia que ha adquirido la ciudad, Horacio Valencia expresa que se han hecho unas pruebas piloto para implementar estas iluminaciones eficientes en el alumbrado público general, y de esta manera generar ahorros sostenidos.
“El problema es que la iluminación de una ciudad tiene unas normas internacionales que tienen que ver con vías y estándares de seguridad. Hemos hecho unas pruebas en Belén y tenemos que seguir en esa búsqueda, aunque hay que informar que ninguna ciudad del mundo ha hecho el cambio definitivo hasta el momento”, advierte.
Por lo pronto en El Poblado, que es uno de los sectores que recibirá mayor atención de parte de los turistas, tendrá alumbrados navideños en el parque La Presidenta, en el Lleras y en los mencionados calle 10 y el parque de El Poblado.
“Naturaleza, vida y luz” será el lema de esta edición de los tradicionales alumbrados, los mismos que son disfrutados por la mayoría, pero cuestionados con igual vehemencia cuando se encienden en otros momentos del año.