Buscan aumentar venta de vehículos

Negocios del sector automotriz
Buscan aumentar venta de vehículos
Con el Medellín Car Festival este sector económico quiere vender 1.000 vehículos más en un mes

Los representantes en Colombia de las más importantes marcas de vehículos, se dieron cita en el Country Club para el lanzamiento del Medellín Car Festival, una iniciativa que pretende convertir la ciudad en un gran recinto ferial apoyado en las 48 vitrinas que tienen los concesionarios diseminadas en toda la urbe.

En esta reunión también se anunció un desfile de vehículos por las calles con al menos 40 referencias, que en realidad son solo una pequeña muestra de las 300 que hay disponibles en este momento en la ciudad.

Sergio Ignacio Soto, en representación de Fenalco Antioquia, aprovechó para mostrar su preocupación por lo que consideró una contracción del negocio automotriz desde el segundo semestre de 2012.

“Nos preocupa que por este mismo tiempo, el año pasado en el país ya habíamos vendido 160 mil vehículos nuevos y este año solo vamos en 141 mil, lo que representa una disminución del 15 por ciento. Esto quiere decir que probablemente terminemos con un balance en 2013 de unos 290 mil vehículos vendidos, una cifra inferior a los 315 mil de 2012 y a los 324 mil de 2011 (el año récord)”.

Para Soto, este fenómeno se debe a políticas gubernamentales que no han frenado cargas por impuestos y al poco control que se ha dado a las variaciones del precio de la gasolina y el acpm.

“Debemos advertir que es es una situación preocupante porque este sector genera al menos 89 mil empleos, y aporta 39 billones al total del PIB de Colombia que es de 620 billones de pesos, solo superado por el sector de la construcción (incluidas todas las tipologías). Solo Antioquia participa con 2.5 billones por concepto de negocios automotrices”, informó Soto.


Sergio Ignacio Soto

Esta feria pretende entonces generar la venta de 1.000 carros más, que se sumarían a los 3.500 vehículos que ya se están vendiendo en la ciudad mensualmente.
Queda, eso sí, desde el otro lado de la barrera, el interrogante de si esta desaceleración en el negocio automotriz no se debe más bien a un comportamiento normal de un negocio que, como todos, no puede crecer indefinidamente. Quizá muchas personas al verse enfrentadas a un taco de más de una hora en un cruce de una avenida, estarán de acuerdo en que en algún momento habrá que pensar en alternativas diferentes al uso del carro particular para transportarse.