Bus en horas pico reta la paciencia de los usuarios

Las esperas de más de media hora, la congestión vehicular y la incertidumbre con las acciones de control son el día a día de los trabajadores de la comuna. Recorrido por la 43A
Paradero buses Avenida El Poblado con calle 10, 6 pm. Fotos Laura Montoya Carvajal

Por Laura Montoya Carvajal
laura.montoya@vivirenelpoblado.com.co

De 5 a 6 pm. la avenida El Poblado hacia el norte desde la Milla de Oro a la calle 30 tiene en cada esquina grupos numerosos esperando por un bus o un taxi que los lleve a su destino. Los buses de Sabaneta, que llegan hasta la Oriental, pasan llenos, igual que la Comercial Hotelera que va hacia el Occidente y las filas se alargan mientras los pasajeros esperan las rutas de Poblado-Laureles. Algunos optan por buscar un taxi, pero pueden tardar más de 30 minutos, con el agravante de que en la misma zona no son pocas las personas que buscan este mismo servicio.

Dency Manco, que trabaja en la Clínica Medellín, dice que siempre se desplaza hasta el parque de El Poblado para tomar el bus al Centro, donde estudia, porque al paradero de la clínica llegan llenos los buses que le sirven o lo obstruyen taxis o particulares chiveros que hacen “colectivo” y cobran precio de bus para llevar gente al Centro. “Camino hasta aquí a la fila del bus 134, que me deja cerca”, dice.

Didier Mejía, que trabaja en una construcción y toma bus en la entrada de Castropol, comenta que a veces puede demorarse media hora en subirse a un bus que lo lleve a la Oriental. “Los que van hasta San Juan pasan vacíos, pero no me sirven mucho”, explica. En ese momento, al paradero donde está Didier llega una camioneta de servicios especiales a recoger pasajeros por $2.000.

Para el gerente de la flota Sotrames, Luis Carlos Díaz, que coordina las dos rutas de Sabaneta y las dos de Envigado que pasan por la avenida, ese corredor tiene problemas de movilidad muy graves en puntos como La Frontera, La Aguacatala y Oviedo lo que altera las frecuencias de sus rutas, que en horas pico deberían pasar cada 4 minutos.


“Además tenemos un problema muy grave, y es que por la decisión de Medellín de sacar los buses de Envigado del Centro hemos tenido una pérdida del 30% de los pasajeros en esta ruta y estamos casi en quiebra, lo que nos impide pensar en conseguir nuevos vehículos”, declara. Dice estar a la espera de que se levante la medida “que era provisional, mientras se terminaban el Tranvía, Parques del Río y las obras de Centro Parrilla”.

Taxistas de la Flota Bernal también piensan que el problema está en el orden y las normas. Para Carlos Mario Ramírez el Municipio debe modificar la medida de pico y placa, porque las congestiones de 5 a 5:30 pm. (hora de entrada en vigencia de la restricción para particulares), retienen a los taxistas en tacos y esto disminuye su disponibilidad. Jaime Osorno agrega: “La solución no es sacar más taxis: mientras no haya orden no vamos a dar abasto”.

En entrevista con Vivir en El Poblado en agosto, el director del programa Transporte Público de Medellín, Mateo González, explicó que su interés es desplegar un plan que desestimule el uso del vehículo particular. Entre otras, El Poblado tendría un carril solo bus sobre la avenida, que iría desde el parque hasta la Oriental, para luego comenzar la construcción de la pretroncal sur del Metroplús, que también tendrá paso sobre esta vía, proyectada para iniciar en 2019.

El periódico buscó comunicarse con la Flota Poblado-Laureles para conocer su opinión sobre el particular, pero no fue posible tener declaraciones.