El tango y Sor Juana Inés

Seguimos juntos, bandoneón, con este ir y venir de esculcar tangos y sus historias, para que me digas: ¿qué tango hay que cantar?

Te quería contar que acabo de encontrarme con el infortunio que arropó a las mujeres musas de algunos tangos y me sobrecoge el maltrato y la incomprensión que anida en sus letras. Las agrupo- a dichas mujeres- con el nombre de milonguitas, y para su defensa, he traído quizá a una de las mejores jueces que haya tenido la historia, Sor Juana Inés de la Cruz, que con su pluma y a través de la redondilla lanzó al mundo la queja y la protesta.

El tango ha sido reconocido, porque en algunas de sus letras aparece el maltrato a las mujeres que han hecho del sexo un negocio y es por esto que he traído a Sor Juana Inés, por ser una feminista que de haber conocido aquel contenido, hubiera emprendido una gran batalla de reproches a través de la literatura. Veamos entonces, algunos apartes de sus famosos versos que aunque datan del siglo XVII, en ellos aflora la censura y después, miramos una selección de tangos que ilustrarán nuestro tema.

“Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis: (…)

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas (…)”(1)

Para la información del lector, presento el tango Margot, por el énfasis que tienen sus términos lunfardos y también ¿por qué no? por la contundencia de la agresión que podrá dar una imagen elocuente del trato, aunque dicha imagen, esté suspendida en estos versos.

“Se te embroca desde lejos, pelandruna abacanada,
que has nacido en la miseria de un convento de arrabal…
Porque hay algo que te vende, yo no sé si es la mirada,
la manera de sentarte, de mirar, de estar parada
o ese cuerpo acostumbrado a las pilchas de percal (…)

Son macanas, no fue un guapo haragán ni prepotente
ni un cafishio de averías el que al vicio te largó…
Vos rodaste por tu culpa y no fue inocentemente…
¡ berretines de bacana que tenías en la mente
desde el día que un magnate cajetilla te afiló (…)”(2)

También está invitada por derecho propio Milonguita (Esthercita), es un tango del que se puede decir que fundó este género de cantos a las cortesanas, y bueno, lo dejo rodar:

“¿Te acordás, Milonguita: Vos eras
la pebeta más linda ‘e chiclana ;
la pollera cortona y las trenzas,
y en las trenzas un beso de sol (…)

“Esthercita
hoy te llaman Milonguita
flor de noche y de placer,
flor de lujo y cabaret.
Milonguita,
los hombres te han hecho mal
y hoy darías toda tu alma
por vestirte de percal (…)” (3)

Para clausurar la muestra de tangos que pueden representar estas letras, busco en mis recuerdos y aparece : Muñeca Brava:

“Che madam que parlas en francés
y tirás ventolín a dos manos,
que escabias copetín bien frapé
y tenés gigoló bien bacán…
Sos un biscuit
de pestañas muy arqueadas (…)”(4)

Después de leer estos jirones de canciones, merece consideración la poesía de la religiosa que traigo en esta página, su censura, se ajusta perfectamente a la actitud masculina que aparece en los tangos aquí mencionados. Ella, a pesar de haber vivido a mediados del siglo XVII, fue una crítica del machismo, tema insólito a tratar no solo para la época, sino para la mujer .Utilizó la poesía como instrumento para romper el silencio de una sociedad cómplice con el poder del hombre y su actitud machista, con postura de doble moral.

Y bueno, querido fuelle, así como tú viajaste desde Alemania hasta la Argentina, yo quise traer desde México a esta sobresaliente poeta y te voy a dar una corta reseña autobiográfica.

Nació Sor Juana Inés de la Cruz en San Miguel de Nepantla en 1648, sus padres, don Pedro Manuel de Asbaje y Vargas de origen vasco y su madre doña Isabel Ramírez de Santillana, hija de españoles.

La mayor parte de su vida la pasó Sor Juana en el convento de San Jerónimo, allí, en su celda tenía alrededor de 4.000 volúmenes de libros y objetos de astronomía. La obra de la religiosa fue publicada en España en 1689 con el título de Inundación castálida de la única poetisa, musa décima, sor Juana Inés de la Cruz.

Resulta paradójico, que por todo su trabajo intelectual, un nuevo arzobispo nombrado para México, recomendara la excomunión de la monja y aunque esto no se cumplió, se vio presionada por varios estamentos de la iglesia y se retiró después de regalar su biblioteca y firmar con su propia sangre tres documentos. Murió a los 47 años, contagiada por una epidemia de peste al cuidar a sus compañeras del convento.

Entonces, bandoneón, pensaremos otro día, ¿qué tango hay que cantar?

  • Arguye de inconsecuentes el gusto y la censura de los hombres que en las mujeres acusan lo que causan, redondillas de Sor Juana Inés de la Cruz.
  • Margot (tango). Música : José Ricardo/ Carlos Gardel. Letra : Celedonio Flores.
  • Milonguita (tango). Música: Enrique Delfino. Letra: Samuel Linning.
  • Muñeca brava (tango).Música : Luis Visca. Letra: Enrique Cadícamo.

GLOSARIO

Milonguita : Mujer de cabaret. Mujer de vida airada.
Embrocar: Conocer, advertir.
Pelandruna: Astuta, pícara.
Convento: Conventillo, casa de inquilinato con muchos moradores.
Pilcha: Prenda de vestir
Percal: Prenda de algodón para vestidos de mujeres humildes.
Macanas: Mentiras exageradas.
Cafishio: Rufián, proxeneta.
Berretín: Deseo vehemente.
Bacana: Mantenida de un bacán, que generalmente lleva un alto tren de vida.
Cajetilla: Jovencito presumido.
Afilar: Galantear.
Chamullar: Conversación confidencial.
Ventolín: Dinero.
Copetín: Mezcla de bebidas alcohólicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

laura-bandoneon

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *