Blanca y Teresita están listas para acoplar sus pianos

Concierto Filarmed - Teresita Gómez y Blanca Uribe

Las dos reconocidas artistas, colegas, pero especialmente amigas, interpretarán un concierto a dos pianos este 24 de noviembre con la Orquesta Filarmónica de Medellín.

Por Claudia Arias Villegas / claudia.arias@vivirenelpoblado.com

“Es una oportunidad maravillosa la de tocar nuevamente con Blanquita, a quien le tengo todo el respeto y la admiración, pues nos une una amistad de toda la vida y la misma pasión. Es un espacio de disfrute muy grato e importante en mi vida musical”: así describe Teresita Gómez sus sentimientos al tocar con su amiga y colega Blanca Uribe, quien coincide con las palabras: “Es muy grato, nos conocemos desde chiquitas, es más lo que nos reímos que lo que trabajamos”.

Se trata del concierto No. 16 de la temporada de la Filarmed, el último del año, que tiene como gran atractivo la participación de dos de las pianistas más reconocidas y con mayor trayectoria de Medellín. La noche inicia con la obra Lamentos cruzados del compositor antioqueño Juan David Osorio; continúa con Rapsodia Española del francés Maurice Ravel, una obra de 1908; a continuación, las dos pianistas invitadas interpretarán Concierto para dos pianos y orquesta, del también francés Francis Poulenc; y finalmente la Orquesta Filarmónica de Medellín interpretará la Sinfonía No. 4 de P.I. Tchaikovsky, composición de 1878 que se caracteriza por su inicio trágico y su continuación melancólica.

¿Qué particularidad tiene un concierto con dos pianos?

La maestra Blanca explica que la suavidad de los dos instrumentos juntos es muy bonita, combinando el volumen y los colores, en un diálogo muy especial. “Hay que llegar a las mismas decisiones con la compañera, es difícil la coordinación, pero cuando uno siente tal afinidad con la colega, es maravilloso”. Ella será el piano principal y Teresita el secundario, y hay apartados en que toca una, apartados en que toca la otra y otros en que lo hacen las dos al mismo tiempo.

Así, cada piano tiene una función específica y lo importante, como anota la maestra Teresita, “es que suene bien, que los pianos estén acoplados, que no se sepa dónde está tocando una y dónde la otra”. Para lograrlo cada una debe llegar muy preparada, lo cual implica ensayos por separado, luego ambas juntas y finalmente ellas con toda la orquesta, que en esta ocasión además estará bajo la dirección del maestro Luis Gabriel Biava, sobrino de Blanca Uribe, lo cual también representa una alegría para su familia.

Un programa para brillar

El Concierto para dos pianos de F. Poulenc resulta una gran oportunidad para que la presencia de las pianistas sea central durante la noche. Se trata de una de las obras cumbre de la primera etapa del compositor francés, estrenada en el Teatro de La Fenice de Venecia el 5 de septiembre de 1932, concierto en el cual él mismo hizo el primer piano y su amigo Jacques Février el segundo.

Uno de los desafíos que presenta la composición de un concierto para dos pianos radica en la alta carga polifónica de estos instrumentos, para su integración dentro de un contexto orquestal, lo cual Poulenc abordó con gran maestría. Para las pianistas es una oportunidad de regresar a una obra que describen como “divertida, con giros cómicos y de fanfarria”, en palabras de la maestra Teresita y “con mucha energía y melodías muy bellas, la combinación de los pianos está balanceada perfectamente para los dos, ninguno sobresale más que el otro, está muy bien escrita”, concluye la maestra Blanca Uribe.

Con este dúo de virtuosas, la Filarmed cierra su temporada 2018 música y reconciliación. El concierto será el sábado 24 de noviembre a las 6 de la tarde en el Teatro Metropolitano.