Ayude a su niño a respirar mejor

 Los niños con problemas respiratorios son por estos días de lluvia clientes mayoritarios en las salas de emergencias de clínicas y hospitales. La mala calidad del aire dentro de las casas, el clima, la contaminación ambiental y factores genéticos están entre las principales causas de que muchos niños tengan problemas para respirar hoy en día.
De acuerdo con la Asociación Americana de Cuidado Respiratorio, también en ese país la mayoría de los niños que son hospitalizados son admitidos con algún tipo de afección respiratoria. Algunos de esos problemas van desde los resfriados o la influenza hasta episodios de asma, alergias, neumonía, bronquitis y bronquiolitis. Para los niños, las enfermedades respiratorias son las más críticas.
Aquí hay una lista de recomendaciones que la Asociación Americana de Cuidado Respiratorio da a los padres o a los encargados del cuidado de los niños para ayudarles a respirar mejor:
1.Tomar mucho líquido reducirá la incomodidad respiratoria de un niño con un resfriado. El aumento de la temperatura corporal y la respiración agitada a menudo acompañan estas enfermedades y eso lleva a la pérdida de fluidos y a la deshidratación. Esta a su vez hace que las secreciones respiratorias se hagan más espesas, más secas y más difíciles de expulsar. Los líquidos ayudarán a expulsar esas secreciones más fácilmente.
2.Los resfriados inflaman las membranas nasales, estrechan las vías respiratorias y hacen más difícil la respiración. Esta condición es parte de la razón por la que la gente se cansa más cuando está resfriada: hay que hacer más esfuerzo para respirar por unas vías áreas más estrechas y eso consume mucha energía. Para mantener los niveles de energía durante la lucha contra la gripa y el malestar general que la acompaña hay que asegurarse de que los niños siguen recibiendo suficientes nutrientes en su dieta.
3.Las alergias son muy comunes en los niños. Algunas personas nacen con una mayor sensibilidad hacia unas substancias (comparadas con el común de la gente); su organismo reacciona con más fuerza cuando entra en contacto con pequeñas cantidades de tales substancias. La exposición a esas substancias, llamadas alérgenos, antígenos o irritantes, puede hacer que los músculos del sistema respiratorio se contraigan y estrechen las vías respiratorias. Respirar por estas vías reducidas puede producir una especie de silbido, llamado respiración sibilante. Ese sonido indica que hay que llamar de inmediato al pediatra. Otras formas en las que puede manifestarse una alergia es mediante estornudos, moco excesivo y ojos llorosos y enrojecidos.
Los encargados de este tipo de pacientes trabajan bajo la supervisión de un médico que normalmente receta drogas y terapia para abrir las vías respiratorias y remover el exceso de moco o flema. Algunos sistemas de aire acondicionado tienen filtros que reducen la presencia de alérgenos en el aire. Otros pueden ser eliminados de un todo y por todo del medio ambiente del niño con medidas simples (como el aseo). Algunos ejemplos de estos enemigos del niño alérgico: polvo, piel, plumas, alfombras, mascotas y muñecos de tela. Como esta clase de juguetes pueden estar rellenos de una gran variedad de materiales (desde nueces trituradas hasta plumas o fibras sintéticas), es mejor leer las etiquetas de estos antes de compararlos para solo llevar a casa aquellos que están hechos con materiales hipoalergénicos y proteger así a los niños que son muy alérgicos.
4.El humo del cigarrillo de otros miembros de la familia puede tener efectos muy serios en la salud respiratoria de los más pequeños. Hay evidencia clínica de que los niños recién nacidos y hasta los dos años, cuyos padres son fumadores, tienen una tasa de bronquitis y de neumonía dos veces más alta que la de los niños en el mismo rango de edades pero con padres no fumadores.
5.Las vacunas contra la influenza pueden ayudar a algunos niños a evitarse estos problemas.
Si un malestar menor se prolonga mucho tiempo o si ocurre con frecuencia, lo mejor es contarle al pediatra. Solo un médico especializado puede reconocer la importancia de irritaciones que al ojo inexperto aparecen como pequeñas y que podrían ser el inicio de grandes problemas de salud.
Cuando los niños sufren de resfriados, influenza o alergias, los padres sufren al mismo tiempo con ellos. Esta lista de recomendaciones puede ayudarle a ambos a sentirse mejor.
N. de la R.: El contenido de la sección de salud tiene propósitos informativos exclusivamente y no constituye consejo médico. Este contenido no sustituye la asesoría médica profesional, el diagnóstico o el tratamiento. De acuerdo con esto, si usted tiene algún problema de salud, debe buscar asistencia médica profesional..