“Ser de Nacional, un estilo de vida”: De la Cuesta

Juan Carlos de la Cuesta
Juan Carlos de la Cuesta

Juan Carlos de la Cuesta: Su hogar, sus padres, la fama de sus jugadores, su fe, el liderazgo, la hinchada… charla íntima con el Presidente del campeón continental, que no aterriza todavía el logro obtenido

Por José Fernando Serna Osorio
 

¿Casualidad? Juan Carlos de la Cuesta Galvis es el presidente número 27 en la historia de Atlético Nacional y justo Nacional ganó un 27 de julio, un título que se obtuvo por primera vez hace 27 años. Llegó en 2010 y tras el nacimiento de su hijo Antonio, el Verde ha ganado 10 títulos en 6 años, entre ellos la codiciada Copa Libertadores de América. Amable, acogedor, familiar, De la Cuesta se quitó su cargo y a varios toques habló con Vivir en El Poblado.

¿Es consciente del logró de Nacional?
“Todavía no he aterrizado. Me siento muy feliz y así estamos todos. Muchos compañeros y amigos me han dicho que todavía no entendemos el significado que esto tiene. Yo creo que el tiempo nos irá haciendo caer en la cuenta”.

¿En estos momentos se siente pleno? 

“Me siento un afortunado de que mi familia esté viviendo esto conmigo y que me esté apoyando. Son muy cortos los tiempos que se comparten con la familia por lo que demanda Nacional. Hay que trabajar y ser responsable. Es dimensionarlo de esa forma y vivirlo de esa forma. Cuando es el club de los amores de uno, ahí sí que se enamora uno más y vive con una mayor pasión de trabajar en la institución”.

Su labor es gerenciar un equipo de personas y no un objeto.
“Tenemos un modelo de gestión humana que cada vez más lo estamos mejorando donde propendemos por el ser y el individuo, no solo en la parte deportiva, sino en la parte como persona. Trabajamos 360 grados en los procesos de selección, capacitación, principios y valores. Lo relacionado con el manejo de la sexualidad, drogadicción, alcoholismo desde la prevención. El manejo de la fama, un punto muy importante y que nos gusta resaltar mucho”.

¿Qué es ser un buen líder?
“Es la capacidad de influir de manera positiva sobre las personas para el logro de los objetivos que se tienen trazados. Motivar a las personas desde el ejemplo y desde la capacidad de trabajo, desde la transparencia, con los principios éticos para que se cumplan los objetivos. Soy un líder en formación, quiero y me falta mucho por aprender”.

¿Cómo enseñan el manejo de la fama?
“Es un tema esencial y lo ponemos como punto principal en la agenda de trabajo. Para nosotros es aterrizar mucho a las personas, a los jugadores, a los cuerpos técnicos. Principalmente tiene que ser con el ejemplo que nosotros les damos. Esto es una pasión y sé de la alegría que le da a una persona tomarse una foto con un jugador; yo sé que a veces se manejan temas de seguridad y es muy complicado. Queremos que el equipo esté muy cerca de la afición así como la afición esté muy cerca del equipo”.

Usted es un presidente cercano a sus empleados e hinchada.
“Me formé en una familia con un papá y una mamá maravillosos (Carlos y Adiela), unas hermanas que me acompañaron mucho. Los principios vienen desde la casa. Mi padres saludaban a todo el mundo en todo lados, yo veía eso desde niño. Indiferente de la posición en que uno esté, todos somos seres humanos iguales y esa siempre ha sido mi bandera y el mensaje que trato de darles a todos en la institución. Cuando veo a alguien que se me está desalineando lo invito a tomarse un café conmigo y hablar”.

Con su hijo llegó la felicidad para usted y la hinchada.
“Antonio es un milagro de Dios. Después de perder varias posibilidades de tener hijos, nos llegó en el momento justo y nos ha dado alegría y motivación. Él nació en 2010 y el primer título (como Presidente) lo obtuvimos en 2011, lo primero que hice fue llevar esa medalla y ponerla en la cuna. Ha sido mi gran triunfo y amuleto, todo en mi vida… Me voy a poner a llorar (risas). Yo sé que todavía él no dimensiona lo que hemos obtenido, pero es muy hincha de Nacional y de a poco entenderá”.

¿Es una pasión, pero a la vez un reto liderar un equipo como Nacional?
“Ser hincha de Nacional es un estilo de vida. A veces los hinchas exigen mucho y esa misma exigencia nos la ponemos nosotros. Nos hemos vuelto ganadores, ganadores… Eso tiene otra cara de la moneda, que no quiere que se voltee y hay que sostenerla”.

¿Planear para llegar al éxito?
“Se puede llegar al éxito sin planear, pero son cosas puntuales o cíclicas, pero para perdurar en el tiempo se necesita un proceso. Hay que analizar qué buenas prácticas tienen los rivales, los equipos internacionales y cuando tienen una dificultad qué fue lo que pasó. Sostener un equipo, desde que estoy, siendo 10 veces campeón y con una base, no es fácil. Muchos clubes quedan campeones y el próximo año ni clasifican a los ocho. Hay que atacar todos esos riesgos para convertirlos en oportunidades”.

¿Qué decirles a quienes despotrican de Nacional?
“Con todo el respeto hacia esas personas, están en su derecho, pero no lo deberían hacer. Nosotros estamos tranquilos en la forma en que trabajamos, mientras tengamos claro el horizonte, el panorama hacia donde queremos ir, esas son palabras y situaciones que se presentan, no solo en el fútbol, sino en situaciones cotidianas en las que hay envidias. Esta Copa Libertadores nos dio la alegría de comprobar que estamos haciendo las cosas muy bien”.

Su banda sonora…
“Me adapto a todo, menos a la electrónica. Me gustan los vallenatos y la salsa. Me gusta mucho la canción de Carlos Vives y Daddy Yankee: Carta de amor. Vives en mi cabeza de Chino y Nacho, y Daddy Yankee. El Grupo Niche siempre me ha encantado. Me parece espectacular la voz de Jean Carlos Centeno y la de Marc Anthony. Una que le dedico a mi esposa es Gracias a ti, de Enrique Iglesias con Wisin y Yandel. Y con la canción Mi niña bonita me puedo tomar un trago. Ah, y obviamente, el Pregón Verde para celebrar (risas)”.

Otra cosa que le apasione…
“Compartir con mi familia. De vez en cuando me vuelo a conciertos. Obras de teatro, pero de humor, y salir a un restaurante para compartir con mis amigos”.

Es un equipo con fe…
“Es un principio que siempre tenemos de agradecer a Dios. El fútbol es tan bonito que nos unimos todos. Acá tenemos católicos y cristianos, hacíamos la misa católica, pero faltaban jugadores. Hablamos con cada líder espiritual, pastor y padre, les dijimos que queríamos una ceremonia que fuera incluyente y en la que se pudieran integrar todos. Eso ha sido maravilloso”.

¿Y sus promesas?
“Somos muy devotos de la Madre Laura, la tengo al lado de los trofeos en una imagen. Cada vez que jugamos una final le hago una promesa y le cumplimos. Siempre trato de mantener tres trofeos junto al escritorio. Una semana previa a una final, quito uno y pongo la imagen de la Madre Laura y le digo: más tarde traeré el otro trofeo que tú me lo vas a dar. Con la Copa Libertadores tengo la deuda de llevar el trofeo a Jericó, pero lo voy a hacer pronto. Las autoridades piensan hacer un evento con la ciudadanía”.

Juan Carlos de la Cuesta

Su familia es su bastón de apoyo.
“La familia es la base de todo. Como base nos tenemos que soportar y apoyar. Siempre he tenido el apoyo incondicional de mi esposa (Marcela) y seguro que no es fácil, porque uno se ausenta de la casa por los viajes del equipo, por reuniones, relaciones sociales y públicas. Esa persona es la que me da un soporte para tener un hogar tranquilo. Ella trata de aconsejarme mucho y asesorarme para estar siempre con los pies en la tierra. Es muy inteligente y no se le escapan los detalles. Es la gran líder y gerente del hogar, pero tenemos muy buena comunicación en la decisiones que hay que tomar en conjunto”.

¿Se tatuaría la Copa Libertadores?
“Sí, en una escala de 10 estoy en 9.5. No es que sea muy amante de los tatuajes, pero sí admirador de ellos. Ya tengo el nombre de mi hijo en mi piel”.

Un balance más que satisfactorio en seis años…
“Este proceso ha rendido frutos de muy buena manera, porque teníamos en el ejercicio y el direccionamiento estratégico del 2011-2016 ser cada vez más influyentes en las competiciones internacionales, obviamente ganarlas, pero tener un protagonismo importante, y en el horizonte ganar un torneo internacional. En el 2014 se nos esfumó ese sueño de la Copa Sudamericana ante River Plate. Dios nos dio esta posibilidad de la alegría tan inmensa en el 2016 de tener la Copa Libertadores. Hay que agradecer a los jugadores, la hinchada y la juntada directiva”.

Hay quienes reclaman estadio propio ¿qué decirle a la hinchada?
“El estadio propio es un punto que se ha analizado mucho en Junta Directiva y porque no a futuro pensar en eso, pero en el corto y a mediano plazo no está entre nuestras prioridades. Tenemos un estadio muy bueno que es de la municipalidad y que cumple con lo mínimo que queremos, no tenemos nada que envidiar a otros. Si nos ponemos a pensar en estadio no tenemos con qué invertir en jugadores, con qué desarrollar el proyecto de la Fábrica de la Pasión en la Sede Deportiva, nos ponemos a ver y lo primero es la sostenibilidad del club. Ya llegará en su momento, pero no está en el horizonte inmediato”.

¿Se considera un Rey Midas por todos los títulos que ha liderado en Nacional?
“No. Detrás de Atlético Nacional está toda una estructura montada, más allá del equipo profesional, desde sus cuerpos técnicos, de todos los staff de apoyo de medicina, de la preparación física, pero también hay atrás una fuerza callada que es toda la parte administrativa y financiera, todo lo que tiene que ver con el área de mercadeo y todo lo asociado con la parte tributaria y las divisiones menores. La Junta Directiva y Postobón, en la cabeza del doctor Miguel Escobar. El doctor Antonio José Ardila desde la Organización Ardila Lule como uno de los dueños y accionistas del club. Uno es otro más que viene a sumar y la cara visible, pero detrás de estos hay mucha gente. Son muchas personas que están ahí”.

Hablemos del hincha de Atlético Nacional
“La hinchada de Nacional es maravillosa. Se manejó una frase muy bonita: ‘Vamos todos juntos la hinchada y los jugadores…’ eso fue un envión anímico. Faltó poner ‘Vamos todos juntos la hinchada, los directivos y los jugadores’ (risas). Tenemos una hinchada que no solo nos acoge a nivel nacional, sino internacional. Es nuestra razón de ser. En los siete partidos que tuvimos de Copa Libertadores, seis tuvimos lleno completo y el otro no se llenó porque fue un día en semana a las 5:00 de la tarde. Tuvimos 300 mil hinchas acompañando de local y nos acompañaron 17 mil en los diferentes países que estuvimos compitiendo de visitantes: Uruguay, Perú, Brasil, Ecuador y Argentina. Allá siempre la hinchada presente y la motivación que nos daban en los estadios, hoteles y aeropuertos era un envión anímico muy importante para nosotros”.

¿La parte social qué tan importante es en Nacional?
“Sabemos que el club tiene mucho amor y pasión de parte de sus hinchas y hay muchas personas que están muy necesitadas, en diferentes partes del territorio Nacional. Uno pueda llegar con un granito de arena, no solo en la parte económica, un mensaje que pueda dar un jugador, el cuerpo técnico a una persona que esté pasando por una situación, ir a una clínica a robarle una sonrisa a una persona, ir a hacerle una donación a una persona que tuvo una tragedia, yo creo que eso es lo que hace grande a una institución. Los títulos son el resultado de un evento deportivo y la razón de ser, pero también se debe saber que el club se debe es a la gente y que nosotros como club debemos propender por la transformación cultural de la sociedad a través del fútbol”.

Cinco claves para el éxito verde…
“1. Organización y planificación. 2. Trabajo en equipo. 3. Cumplir lo que se promete. 4. La hinchada. 5. La Junta Directiva y el patrocinador”.

Una sola de fútbol: ¿Piensan en refuerzos?
“Nacional no se reforzará para los torneos que tenemos. Planeamos desde el comienzo del semestre y con los que están nos vamos hasta el Mundial de Clubes, además tengo entendido que no se puede hacer y nuestro gerente Víctor Marulanda está revisando el reglamento de Fifa”.