Así va el Mamm en Ciudad del Río

 
 
   
 
Todos los días de la semana, de 7 de la mañana a 5 de la tarde, decenas de obreros trabajan en la sede que estrenará el Museo de Arte Moderno de Medellín a más tardar en septiembre (según sus directivas), en un sector que empezó a adquirir una nueva vida: Ciudad del Río, en inmediaciones de la antigua siderúrgica Simesa. Esta primera etapa hace parte del ventarrón que comenzó a airear al Mamm a mediados del año pasado con la llegada de la joven directora Juliana Restrepo, publicista y profesora de filosofía. Tras ocho meses en el cargo, ha logrado sacudir al Museo del letargo en que se había sumido en los últimos años, estado contradictorio con su nombre de Museo de Arte Moderno.

La primera parte estaría lista en mayo
Quien pase hoy por la Avenida Los Industriales, puede ver al costado oriental la vieja estructura, ya despejada. Lo que era una bodega de 2.900 mt2 construida en 1930 en la zona industrial de Medellín, recibe desde el 3 de noviembre un sinfín de reformas y adecuaciones “con el fin de tener el coco listo en mayo”, afirma la directora del Mamm, mientras recorre la obra. La labor no ha sido sencilla en una edificación que nunca fue pensada para ser habitada, mucho menos para albergar un museo. Una vez concluya esta etapa, vendrá la adecuación, es decir, “la construcción de espacios especiales para controlar la humedad, la iluminación, la temperatura y todo lo que requiere la conservación de obras de arte”. Y la tercera etapa será la dotación de oficinas, instalación de cámaras de seguridad, montaje de restaurante y tienda de objetos, que es la que se espera terminar en septiembre de este año. De esta manera, lo que antiguamente se conoció como Talleres Robledo pasará a convertirse en sede del arte de vanguardia en Medellín. Tendrá espacios para una colección permanente, una itinerante y otra de pequeño formato, también itinerante. Igualmente, contará con un área despejada, la cual “servirá para eventos, exposiciones, performances, instalaciones y esculturas”.
Así mismo, entre esta sede y la Avenida Los Industriales, se avanza en la construcción de una plazoleta de piso duro y jardines, “en la cual muy pronto vamos a programar eventos y cine al aire libre, de modo que el entorno empiece a tener la experiencia de un museo de arte moderno”.

Moderno desde la arquitectura
Esta constituye la primera fase del proyecto del Mamm, pues la segunda será la torre complementaria, que se prevé esté terminada en 2011, antes de finalizar el gobierno de Salazar. Se levantará en un lote de 1.400 mt2, situado donde inicialmente quedarán los parqueaderos del Museo. “Contrastará con este edificio patrimonial que vamos a conservar (la antigua bodega), porque esa sí será la expresión de la arquitectura contemporánea”, cuenta Juliana Restrepo. “Tendrá cinemateca digital, biblioteca de arte y diseño contemporáneo, el área de bodega y unos auditorios multifuncionales”. Su costo se calcula en 14 mil millones de pesos y para su construcción se hará una convocatoria pública. Después de todo, “esta sede es un gran reto porque los museos de arte moderno son los que muestran lo que está ocurriendo con el arte joven, nuevo y contemporáneo de una ciudad, y eso arranca desde el espacio: es lo primero que te invita y te sorprende y eso es lo que pretendemos, porque si bien el edificio donde hemos estado toda la vida es muy bonito y lo queremos mucho, ya se queda corto para la función que debe cumplir un museo de arte moderno”. De hecho, la vieja sede tiene solo 1.200 mt2, casi una cuarta parte del futuro Mamm.
Lo cierto es que esta zona de Medellín donde se construye el Mamm muy pronto cobrará nueva vida. Aparte de recientes construcciones como la de Bancolombia, en menos de 15 días se proyecta entregar la primera de ocho torres de apartamentos que tendrá Ciudad del Río, y al término de 2009 deberán estar concluidos y habitados 240 de un total de 496 apartamentos. La torre médica del sector también se entregará en septiembre, y contará con 168 consultorios y un parqueadero público.