Así suenan las festividades navideñas

Tas, tas, tas
Así suenan las festividades navideñas
A juzgar por el incremento de lesionados con pólvora, las campañas y las buenas intenciones son solo eso


Pólvora decomisada en Los Parra horas antes de la alborada. Fotos cortesía Policía El Poblado

Pese a que mediante el decreto 1417 de 2013 la Alcaldía de Medellín “regula el transporte, venta, comercialización y uso de toda clase de fuegos artificiales y artículos pirotécnicos en la ciudad, aplicando sanciones a quienes no cumplan la norma”, el inicio de las festividades decembrinas con la llamada “alborada”, dejó 16 personas lesionadas, entre ellas siete menores. Estas cifras representan un incremento del 21% en relación con el año anterior y obligan a cuestionar la efectividad de la política estatal contra la pólvora, los controles policiales y la campaña de la municipalidad para decirle no a su utilización, la cual utiliza frases sugestivas como “Me totié de la risa” o “Estoy hecha un volcán de emociones”.

Dos de las 16 personas quemadas con pólvora durante la alborada, pertenecen a El Poblado. Uno de los casos ocurrió en el barrio Los Naranjos. Los lesionados son dos hombres, uno de 31 años y otro de 43. El primero sufrió quemaduras de segundo grado en los dedos de las manos, y el segundo afectación en los ojos.

Para hacerle frente al expendio de pólvora en la comuna 14, la Policía intensificó los operativos de control, lo que permitió incautar el 30 de noviembre en una casa de la loma de Los Parra con la carrera 30, más de 500 kilos de pólvora: 1.365 voladores, 52 volcanes, 1 recámara, 48 cajas de chispitas mariposa y 10 papas explosivas estilo granadas, entre otros elementos explosivos, avaluados en seis millones de pesos. El sitio era conocido de tiempo atrás como expendio de pólvora. No obstante, el dueño del material incautado no fue capturado. “Según el Código penal, tener pólvora no tipifica un delito sino una contravención, por eso el sujeto está libre”, dijo a Vivir en El Poblado el mayor Andrés Pulido, comandante de Policía de La Comuna 14. Agregó que del inspector de la zona depende que se le aplique la sanción (multa) contemplada por el decreto 1417.

Con el fin de disuadir sobre la quema de pólvora, el vicealcalde de Salud, Inclusión y Familia de Medellín, Carlos Mario Ramírez, afirma: “Lo que hacemos con la pólvora, incluso con los globos, nos ha demostrado que son elementos altamente peligrosos para las empresas de orden industrial y comercial e incluso para las mismas viviendas. No solo afecta a las personas, también al medio ambiente y a los animales, por eso el mensaje es que como sociedad nos declaremos enemigos de la pólvora”.

Para decirle No a la pólvora, la Alcaldía de Medellín invita a los ciudadanos para que se vinculen a esta campaña y muestren su compromiso con ella, portando una banda o “anillo de luz”, en el dedo anular de la mano derecha. Estos anillos son repartidos gratuitamente por la Alcaldía en distintos sitios de la ciudad.