Arte con sentido común

 
 
   
  Titulada Arte Con Sentido Común, la exhibición es una propuesta dinámica donde el espectador hace parte esencial de la muestra. Compuesta de tres salas, las Temporales, la exposición inicia con la serie Arte Telescopio, donde decenas de visores de colores cuelgan del techo para mostrar, a selección del visitante, imágenes, dibujos, fotografía y recortes de periódico; un recorrido retrospectivo y aleatorio por la mente del artista.
Allí también los muros se cubren de cartas a puño y letra del artista, escritas para protestar contra los anuncios del fin del arte. Unas enviadas al Museo del Prado en Madrid, otras al Louvre en París y a otros grandes museos para dirigirse a las obras de arte y anunciarles su despido… “Apreciada Venus de Milo…” “Queridas Meninas de Velásquez…” Estas acompañan el rechazo a la IV Bienal de Arte de Medellín en la que Uribe promete irse de la ciudad durante el lapso de tiempo que dure el evento.
Pero es la segunda sala la que ofrece las obras por las cuales es más recordado. En ella están los collages de imaginería popular con especial uso de íconos religiosos, ánimas del purgatorio acompañadas de extinguidores, imágenes del Divino Rostro iluminadas que guiñen un ojo cada tres segundos, San Gregorio por el gabinete de medicamentos y al fondo, en un recóndito esquinero bajo una advertencia al espectador, se tropiezan el humor y la sexualidad en la mente de Juan Camilo.
Más interesante aún es la última sala, que invita a tomar una posición, a ver el punto de vista del artista, a experimentar el arte en lugar de mirarlo de lejos. Hay llamas, caleidoscopios y una mesa casera esperando La Cabeza Parlante para ponerla en un plato plástico. La Cabeza Parlante murió hace dos años ya pero la obra que queda atrás no deja de hablar.

 
 
Juan Camilo Uribe
Juan Camilo Uribe nació en Medellín en 1945 y murió en la misma ciudad en 2005. Artista autodidacta, fue reconocido por su uso de la iconografía religiosa popular y siempre asociado a estilo Kitsch. Composiciones muy coloridas e intenciones irónicas y humorísticas, expuso su trabajo en varios museos de la ciudad y del país. A nivel internacional, su obra ha recorrido Estados Unidos, Inglaterra, España y Venezuela. Representó a Colombia en la Primera Bienal Latinoamericana de Sao Paulo en 1978 y en la Trienal de Grabado de Buenos Aires en 1978. También participó en la exposición de Arte Latinoamericano que fue llevada a Londres, Estocolmo y Madrid durante 1989.