Arranca conexión en Astorga

Valorización
Arranca conexión en Astorga
Obreros de la EDU comenzaron con la demolición de las casas en Astorga, que servirá de conexión a la carrera 43 C


Vista desde la calle 8 con carrera 43 C

Con una máquina retroextacavadora y un grupo de obreros de la EDU, comenzó la demolición de las propiedades entre calles 8 y 9, lugar contiguo a la Tienda del Vino. Así se inicia el despeje de esta área en aras de permitir la conexión vial de la carrera 43 C, entre Astorga y Patio Bonito.

Esta obra, que hace parte del paquete de Valorización de El Poblado, tiene un presupuesto de 1.068 millones de pesos y un costo por interventoría de 158 millones, según información del Fondo de Valorización de Medellín (Fonvalmed). “Esta cifra puede variar según el proponente elegido. Actualmente estamos en la etapa de prepliegos, que puede demorar unos tres meses. La Secretaría de Infraestructura ya abrió el proceso de licitación. Se estima que el tiempo de ejecución del proyecto sea de cuatro meses”, dice Luis Alberto García, director ejecutivo del Fonvalmed.

Vista desde la carrera 43 C

El corredor vial de la carrera 43 C, entre calles 8 y 9, permitirá la conexión del barrio Astorga con el Puente de La Presidenta, en Patio Bonito, y el puente sobre la quebrada La Poblada, en Manila, que fue entregado por la Secretaría de Infraestructura Física a finales del año pasado, dentro del paquete de las primeras cuatro obras de Valorización. Esta obra, señala la administración municipal, servirá de apoyo y alternativa a la Avenida El Poblado con el objetivo de mejorar la movilidad de el sector.
Junto a este proyecto, la Secretaría de Infraestructura y el Fonvalmed, tienen actualmente en proceso de licitación otras dos obras del paquete de valorización. Estas son la prolongación de la Loma de Los Parra, tramo desde la carrera 43 C hacía Las Vegas, y el primer tramo de la lateral norte de la quebrada Zúñiga, entre la Avenida Las Vegas y el Sistema Vial del Río.
Manejo ambiental

Dentro de las propiedades intervenidas, para permitir el paso de la nueva vía, hay varios árboles que estaban ubicados en los solares de las casas, que deben ser talados. La comunidad vecina, preocupada por el manejo ambiental de la obra, se pregunta si uno de ellos, ubicado al costado oriental de la futura calle, va a ser cortado por el Municipio de Medellín.

“Sabemos que por ahí pasará la nueva calle, pero no sabemos si este árbol que le da vida al sector y sirve de nido para muchas aves, tiene que ser talado. Ojalá se pueda prevenir esto”, dice Antonio Betancurt, vecino del proyecto.
“Con la EDU se hizo el contrato de demolición, pero para talar árboles no tiene autorización, para esto no se le ha contratado. Si se requiere la tala se hará con los permisos y la resolución del Área Metropolitana. Según la disposición del Área los árboles pueden ser talados o trasplantados”, dice Luis Alberto García, del Fonvalmed. La futura vía tendrá siete metros de calzada y mínimo dos metros de andenes con antejardines, por lo que aparentemente el árbol no interfiere el paso de la carrera, al estar ubicado a un costado de la vía.