Arizá

Este árbol mediano, casi un arbusto, también se llama Palo Cruz o Rosa de Monte. Es de la familia Caesalpiniaceae y su nombre científico es Brownea ariza Benth. Llega a medir hasta 10 metros de altura y desarrollar un tronco que mide entre 30 y 40 centímetros de diámetro. La corteza es verde grisácea y algo fisurada. Ramifica usualmente desde la base, con ramas largas, extendidas y laxas. La copa cubre hasta 8 metros de diámetro y es redondeada y amplia. Las raíces son profundas.

Las hojas del Arizá son compuestas, alternas y paripinnadas. Miden entre 60 y 70 centímetros de largo y tienen de 6 a 12 pares de folíolos opuestos y alternos, ápice acuminado y borde entero.

Las flores son unas cabezuelas grandes (miden de 10 a 20 centímetros de diámetro), anaranjadas o rojas en tonos intensos y vistosos, con unos estambres largos, sobresalientes que sobrepasan los pétalos. Están dispuestas en el tronco de forma caulinar y se ven desde cerca a la base hasta la parte superior de éste.

Los frutos del Arizá son unas legumbres largas y planas, coriáceas, dehiscentes por dos valvas. Miden de 20 a 30 centímetros de largo por entre 7 y 10 centímetros de ancho. Las semillas son de orbiculares a rectangulares y de tamaño variable.

El Arizá es muy apreciado como ornamental debido a sus flores vistosas y a su follaje. Su madera es dura y resiste el ataque del comején. Tanto las ramas como las hojas son medicinales. La decocción de las flores y de las ramas cura la disentería y la diarrea. Este árbol es originario de Colombia, Panamá, Perú y Venezuela. El de la foto está en el Vivero Municipal.