Ariel Rot celebra con La Huesuda

Se presentará el 12 de octubre en el Orquideorama, en el marco del Festival Medellín Vive la Música

arielrot1

Ariel Rot es un protagonista del rock latinoamericano. Nacido en Buenos Aires, fue adoptado sentimental y musicamente por España, país desde el cual ha construido una extensa y exitosa carrera en proyectos como Tequila, banda pionera del rock en el país ibérico; Los Rodríguez, una de las bandas emblemáticas del movimiento del rock en español, y posteriormente en solitario. Un artista de culto, un guitarrista dotado y elegante, y un letrista y cantante con un estilo inconfundible.

En el primer encuentro con su banda en Medellín, Rot hará un recorrido por las canciones más importantes de su carrera y, seguramente, fortalecerá el vínculo con el público de la ciudad, que tantos años esperó por él. La cita es en el Orquideorama del Jardín Botánico, el domingo 12 de octubre a las 8 pm, como parte del cartel del Festival Medellín Vive la Música.

“Atravesé un momento muy inspirado”

arielrot2La Huesuda es el más reciente disco de Ariel Rot, y según el músico “es una paradoja. Un disco con nombre de muerte que habla sobre la vida, con sus momentos dulces, agridulces y amargos”, y que, además, muestra una versión de Rot más personal e íntima, tanto desde lo lírico como desde lo musical. “Creo que atravesé un momento muy inspirado durante la composición del disco”, dice un poco preocupado. “Eso es muy bueno para el disco, pero es muy malo ahora, porque puse el listón muy alto y todavía no siento que estoy con el nuevo material a la altura del disco anterior, y eso es una gran putada”, asegura divertido.

A pesar de su nombre, el abordaje a la muerte no es necesariamente triste, sino que se adorna de melancolía, humor y hasta de festividad. La Huesuda, por su parte, es un personaje muy especial: “Es una mujer seductora, una especie de ´don Juan’ femenino. El problema es que te regale el último momento de placer de tu vida”.

La atmósfera, que oscila en momentos reflexivos, amargos y más alegres, está rodeada de una riqueza musical que, aunque siempre se ha esbozado en la música de Rot, esta vez se manifiesta explícitamente. “Me acerco a los géneros sin vergüenza, pero siempre desde mi lenguaje, nunca pretendiendo hacerlo de un modo ortodoxo. Mi lenguaje es el rock, y por mucho que juegue con géneros, lo que no cambia es el estilo”, asegura el músico. Aires de swing, jazz, tango, entre otros, se entremezclan con el rock, en un disco en el que la voz y el estilo del autor superan los géneros.

“Yo creo que fue bastante sorpresivo”, manifiesta. “Tal vez algunos fans esperaban un disco más parecido a lo que siempre había hecho, pero creo que era absolutamente necesario, para mí, buscar ese camino o ese paréntesis. A lo mejor es un paréntesis, no sé cómo va a ser mi próximo disco, pero va a ser difícil salir de este nivel de emoción y de intensidad”.

“Aprender una nueva profesión”

Otro factor distintivo del disco es que, más allá de los arreglos o los diferentes trajes con los que se vistan las diez canciones que lo componen, las canciones nacieron y se desarrollaron en un estado básico. Su voz acompañada de una guitarra o un piano. “Soy guitarrista y me encanta tocar género”, comenta. Sin embargo, “siempre hice canción. Ya con Los Rodríguez siempre hicimos canción. Nos encantaba hacer jams y tocar en un solo acorde, pero luego, a la hora de empezar a trabajar en un material, le tuvimos mucho respeto al texto y a la melodía”.

Y esto se enfatizó en la etapa de creación del disco. Un momento en el que giró, por primera vez en muchos años, con un formato que lo obligaba a defender sus canciones totalmente solo. “En el rock siempre estamos acostumbrados a ir con banda, o por lo menos con alguien más”, pero esta vez, “fue como aprender una nueva profesión, por otro lado, porque nunca me había ocurrido una situación así”

arielrot3

De otra parte, cuenta que en ese tiempo “la mayoría de las canciones las compuse con el piano. Todo esto marcó una atmósfera distinta en mis giras. Iba yo con dos personas más. Digamos que bajamos las revoluciones y dio mucho más lugar a la lectura, a la charla pausada, a la observación, a pensar, a escribir y, en las pruebas de sonido, mucho más tiempo para poder probar estas canciones que iba componiendo”.

La producción junto a José Nortes

arielrot4El momento de la producción y grabación siempre es fundamental para determinar el temperamento y características de un disco. En el caso de La Huesuda no fue la excepción. Es más, el momento de grabarlo fue determinante, ya que los arreglos instrumentales no fueron concebidos con anterioridad, como es usual, sino en el estudio. José Nortes, productor del disco, fue el compañero ideal de Rot para esta labor.

“Jose es un músico muy completo”, expresa Rot. “Es el único productor que conozco que estudió en Berklee producción. ¡Tiene un diploma y todo!”. Además, “es un tío con mucha preparación musical. Eso quiere decir que puede producir rock, pero que también puede producir cosas locas y muy complejas”. Complementa diciendo “no sé si es bueno o es malo, pero aparte de productor es fan”.

“Sabe muy bien ocupar su lugar Jose”, continúa Rot, en un disco en el cual el papel de la producción, en un artista que tiene un lenguaje tan consolidado como Ariel Rot, es diferente. “Si produce un solista más básico instrumentalmente se encarga él de las guitarras y los arreglos. Conmigo, en ese sentido, opina lo justo, siempre muy sabiamente y me viene a socorrer en los momentos en que lo necesito”.

Asimismo, Rot dice contento que Nortes también “es guitarrista, así que me hizo mejorar muchísimo mi colección de guitarras. Gracias a él conseguí deshacerme de guitarras malas y tener unas mucho mejores. Efectos, amplificadores, somos muy freaks en ese sentido y hablamos mucho de esto y bueno, ahí sí yo me fío mucho de él”.

El resultado de este camino es La Huesuda, una compilación de diez canciones que Ariel Rot considera como un disco “atípico” en su carrera, pero sin lugar a dudas muestra, más que madurez (estado que logró hace bastantes discos atrás), su consolidación como compositor e intérprete.