Andrea Landa: diseñando una pasión

Andrea Landa: diseñando una pasión
Después de vivir y estudiar varios años en Europa, esta diseñadora de modas regresa a Medellín para emprender nuevos retos

Cuando Andrea Landa Aguirre se graduó del Columbus School en 2004 tenía el mapa de su ruta profesional trazado de forma precisa. Iría seis meses a París a estudiar francés y regresaría a Colombia para estudiar Administración de Empresas en la Universidad de Los Andes, en Bogotá. El encanto de la vida parisina fue más fuerte de lo esperado y el semestre se convirtió en un año en el que se alternaban la clases de francés con cursos de fotografía.
Cuando visitó en Barcelona a una amiga que estudiaba diseño de moda, Andrea recordó que su verdadera pasión era el diseño. Desde pequeña había visto el trabajo de su madre, Ana María Aguirre, en accesorios en cuero y había sido testigo del desarrollo completo de su empresa de moda y de su pasión por la estética en este campo.
Sin querer hacer un giro abrupto en lo que había planeado para su carrera, Andrea decidió buscar un punto intermedio entre diseño de modas y administración, lo cual la llevó presentarse a la carrera de mercadeo y comunicación de la moda en el IED (Instituto Europeo de Diseño). Una vez tenía el título en la mano, sintió que aún no era suficiente. “Lo más lindo de la moda es el diseño”, dice Andrea.
Así que se fue a Londres a realizar una especialización en el Instituto Marangoni, pero con seis meses de estudio entendió que definitivamente lo que necesitaba hacer era el pregrado en diseño de modas y empezó de cero en la misma institución educativa. “Yo quería saber todo desde la investigación hasta el desarrollo del diseño”.
Después de lo que parecía un largo camino para encontrar lo que verdaderamente la apasiona, Andrea vio las recompensas cuando al graduarse en junio de este año, fue seleccionada con otros 19 estudiantes de su clase (entre un total de 80) para presentar su colección de grado en el desfile de fin de año. De los 20, ella recibió el premio a mejor colección. El premio incluía presentar sus prendas en las competencia internacional del Instituto Marangoni, en París, y allí obtuvo el segundo puesto.

We grew up with folk tales
Crecimos con mitos y leyendas. Ese es el nombre de la colección de Andrea, inspirada en personajes como La Patasola y La Llorona. “Tiene mucho que ver con la naturaleza, con el Amazonas, con los bejucos de donde uno se colgaba chiquito con los primos, con la naturaleza y el medio ambiente colombiano”, explica la diseñadora. Fueron 30 vestimentas dibujadas y seis producidas, compuestas por 14 prendas. Todas fueron realizadas con mucho trabajo a mano en cuero, gamuza y chifón de seda, este último estampado digitalmente con diseños desarrollados por Andrea. Ahora, con solo unos meses de haber regresado a Medellín, Andrea espera darle inicio a su marca con la producción completa de esta colección.