Amaranto, panadería artesanal

Amaranto, panadería artesanal
De pequeña, Nastasha Moreno buscaba recetas en la biblioteca para usar el horno de su casa. Adulta, convirtió lo que parecía solo un hobby en una profesión y negocio.


Nastasha Moreno

Después de prepararse en la Escuela Gastronómica de Antioquia y en el Instituto Mausi Sebess, en Argentina, inauguró la semana pasada la panadería Amaranto. Este lugar, ubicado en el parque de Santa María de los Ángeles (calle 17 C sur # 44-177), es un espacio para disfrutar y aprender. Se venden y enseñan a preparar panes que generen nutrición y bienestar. Vivir en El Poblado visitó Amaranto y Natasha nos enseñó a preparar un delicioso pan campesino de maíz, muy digestivo y energético, perfecto para un desayuno balanceado.

Ingredientes:
(8 a 10 porciones)
• 455 gramos de harina de trigo.
• 245 gramos de harina de maíz amarillo.
• 280 gramos de queso rallado.
• 7 gramos de sal refinada.
• 140 gramos de azúcar.
• 21 gramos de polvo para hornear.
• 175 gramos de mantequilla.
• 175 gramos de margarina.
• 490 centímetros cúbicos de leche.
• 2 huevos.
• 70 gramos de queso parmesano para decorar.
• 4 gramos de orégano y pimienta recién molida.
• 35 gramos de puerros salteados.

Preparación:
Preparar y pesar todos los ingredientes de manera precisa. Cernir la harina de trigo, la harina de maíz, el polvo de hornear y la sal. Aparte, cremar la mantequilla y la margarina con el azúcar. En otro bol pequeño, batir los huevos y luego incorporarlos a la mantequilla y margarina. Agregar los ingredientes secos y cernidos, intercalando con la leche. En este punto, agregar el queso rallado y los puerros. Si la masa está un poco seca o si las harinas usadas son precocidas, se puede agregar un poco más de leche o crema de leche. Mezclar bien y verter en dos moldes rectangulares medianos, engrasados y con papel. Decorar por encima con el queso parmesano, orégano y pimienta, y llevar al horno a 180 grados centígrados, de 30 a 40 minutos. Natasha recomienda ensayar variaciones de esta receta remplazando los puerros por tomates secos y jamón, el orégano y la pimienta por hojuelas picantes, o cambiando la leche por yogurt y el azúcar por miel para una versión dulce.