Alias “Tavo”, vendedor de comidas rápidas en el barrio Buenos Aires

La Fiscalía presentó las pruebas que lo incriminan en el asesinato de María Clara Uribe y Marco Rallo

audiencia1
Foto tomada con celular durante la audiencia

La imputación de Gustavo Adolfo Vélez, alias “Tavo”, como presunto responsable del crimen de la pareja conformada por la asesora jurídica María Clara Uribe y el corredor de bolsa italiano, Marco Rallo, tiene conmocionado al barrio Buenos Aires, en el centroriente de Medellín, donde era conocido como vendedor de comidas rápidas.

Si bien Gustavo Adolfo Vélez reside en el barrio Loreto era muy conocido en Buenos Aires, pues desde hace varios años tiene un puesto de comidas rápidas frente al Cerca, en la calle 49 con la carrera 31. “Tenía un carrito donde todos los fines de semana vendía perros, carnes asadas y chorizos. Trabajaba allí con su esposa y su hijo de 14 años, aunque hace algún tiempo la esposa no había vuelto porque entró a trabajar a un centro comercial en el Poblado”, dijo a Vivir en El Poblado una habitante del sector. “Este fin de semana (7, 8 y 9 de noviembre) nos extrañó que no hubiera venido a trabajar, y el miércoles 12, cuando lo vimos en las noticias, todos quedamos sorprendidos”.

La misma fuente agregó que en la semana era común ver a Gustavo Adolfo Vélez en un “destartalado” automóvil Renault 9 azul.

El imputado se declaró inocente

El miércoles 12 de noviembre a las 5 pm en el juzgado 22 penal de Medellín se realizó la primera audiencia de imputación de cargos a Gustavo Adolfo Vélez Arango.

La captura de alias “Tavo” se realizó el miércoles 12 de noviembre a las 10 am en el barrio Loreto, y en la comparecencia se le acusó de los cargos de homicidio agravado y hurto calificado agravado, que podrían acarrearle una pena de entre 33 y 50 años de prisión.

El imputado, quien se presentó con una fuerte contusión en la cabeza, se declaró inocente. Después de la presentación de las primeras pruebas recolectadas por la Fiscalía, se le impuso medida de aseguramiento preventiva mientras las partes hacen sus respectivas investigaciones.

Los hechos, según la Fiscalía

El fiscal 202 seccional, a cargo de la investigación, presentó la evidencia con vocación probatoria que, según el organismo de justicia, involucra a Gustavo Adolfo Vélez en el crimen ocurrido el sábado 8 de noviembre. Aseguró que la investigación continúa en desarrollo y no se detendrá hasta que se esclarezcan los hechos reales.

audiencia2
Foto tomada con celular durante la audiencia

El informe presentado por el fiscal dice que el cuerpo de María Clara Uribe, de 36 años, fue hallado a las 6:35 am en las afueras de un edificio abandonado, contiguo al Hotel Intercontinental (en la calle 16 B # 17). El cadáver del ciudadano italiano, Marco Rallo, fue encontrado en la Vía las Palmas, entre la iglesia del Padre Marianito y Chuscalito hacia las 6:45 am. Ambos estaban atados de pies y manos con cinta transparente, tenían la boca tapada con cinta gris, y dentro, una media Calvin Klein. Así mismo, según la necropsia, los dos presentaban síntomas de asfixia mecánica, múltiples laceraciones y señales de tortura.

En la cadena de hechos, a las 7:07 am, se reportó un accidente en la Vía Las Palmas. El auto involucrado era un Volkswagen Jetta negro con placa CRY 712, propiedad de María Clara Uribe Zárate, vehículo que, al parecer, era conducido por Gustavo Adolfo Vélez Arango. La Fiscalía determinó que la contusión que tenía en la cabeza fue producida en ese incidente. El sospechoso manifestó que se hizo la herida en una caída en estado de alicoramiento.

El accidente es la prueba reina

audiencia3> María Clara Uribe y Marco Rallo – Foto tomada de www.isabeluribe.com

En el automóvil negro los investigadores de la Sijín encontraron “elementos de mujer”, un recibo a nombre de Marco Rallo y una bolsa blanca con una radiografía que revelaba que Uribe Zárate tenía un mioma. Igualmente, hallaron una bolsa negra con una cinta adhesiva color gris y otra transparente, aparentemente con manchas de sangre, y dos medias Calvin Klein, una de ellas con una mancha roja. Todo, material probatorio contra alias “Tavo”.

Las autoridades reportaron que, además del auto negro en el que se accidentó alias “Tavo”, se realizó el hurto de un Volkswagen Jetta gris, que continúa desaparecido.

Después del accidente, Vélez Arango fue conducido a la Clínica del Rosario, donde, según el informe de la Fiscalía, reveló a las enfermeras y a la médica que lo atendieron que él era el responsable, tanto del hurto del automóvil, como de los asesinatos de Rallo y Uribe. En la imputación de cargos, tanto la defensa como el acusado desmintieron esta versión.

Posteriormente, el equipo investigador, con consentimiento de la familia de Marco Rallo, nacido en Roma, ingresó a su apartamento, ubicado en el edificio Massai (calle 6A # 18 – 97). Allí se encontraron rastros de sangre y dos cajas fuertes, una de las cuales estaba abierta. El reporte dice que el robo ascendió a 500 millones de pesos.

Otra de las tesis del fiscal es que Vélez Arango no actuó solo. Comentó que en este momento están en la búsqueda de los cómplices que, probablemente, pertenezcan a una banda de crimen organizado.

Medida de aseguramiento preventiva

La defensa desestimó las pruebas de la Fiscalía y argumentó que Vélez Arango no tiene antecedentes penales, no está establecido que pertenezca a una banda criminal y que actualmente no hay testigos que certifiquen que cometió el ilícito.

Sin embargo, la juez aseguró que había suficiente material con vocación probatoria para sospechar que alias “Tavo” tuvo que ver con el doble homicidio, razón por la cual le impusieron medida de aseguramiento preventiva, mientras las partes continúan con la investigación.