Alejandro Ramírez no le come cuento a la invidencia

 

Alejandro Ramírez no le come cuento a la invidencia 

 
   
 

Resultó elegido con una de las mayores votaciones en el Consejo Municipal de la Juventud 

 

 
 

De 24 años de edad, Alejandro Ramírez, es DJ de música electrónica y masajista profesional. Desde siempre tuvo el sueño de estudiar administración de empresas en la Universidad Eafit, lo cual podrá hacer a partir del próximo semestre. En la actualidad cursa una diplomatura en administración de riesgos en ese centro universitario. Desde hace 2 años pertenece a las juventudes del Partido de la U, donde capacita a los jóvenes en cuestiones de participación política y cultura ciudadana. Fue elegido al Consejo Municipal de la Juventud en las elecciones pasadas.

 
   
 

 
   
 

¿Qué propuestas tiene para los jóvenes y para la población discapacitada de El Poblado?
Entre las ideas que he formulado, está la conformación de clubes y grupos de jóvenes, es decir, espacios de encuentro donde puedan compartir gracias a las bondades de las manifestaciones culturales, lo que es una verdadera ausencia en la actualidad. Iniciativas en las que se puedan encontrar otras opciones de diversión diferentes a la rumba. Por eso, el objetivo primordial será fomentar los eventos culturales en la Comuna 14, enfocados no solo a los jóvenes, sino también a toda la población. El Poblado tiene una necesidad apremiante: en el momento, no existe un Centro Cultural donde la gente pueda acceder de manera gratuita al arte y a la cultura, ya que el trabajo de la Casa de la Cultura es prácticamente nulo. Se debe estudiar la posibilidad de utilizar los parques, para realizar presentaciones de teatro al aire libre. Ahora bien, creo que los jóvenes y los discapacitados pueden ser invitados a otros planes de fin de semana, diferentes a quedarse en la casa viendo televisión o a irse para el club. También tengo la idea loca de crear ferias artesanales donde los jóvenes artistas puedan ofrecer sus productos.
¿Desde hace cuanto tiempo desarrolla su labor de líder?
Durante toda mi vida he vivido en el sector de La Visitación. Tengo sentido de pertenencia con estos espacios y por eso llevo 6 años trabajando en el sector político, con los jóvenes. Así mismo, estoy vinculado con el Partido de la U, organización con la que vengo trabajando el tema de la discapacidad. Aunque en el Concejo Municipal de Juventud, no tengo la facultad de contratar, tengo la meta, como lo he venido haciendo, de exponer las necesidades más recurrentes de los discapacitados de El Poblado. Eso se puede traducir en la falta de rampas acondicionadas para los minusválidos en el espacio público; además esta parte de la ciudad es demasiado pobre en aceras. Estas acciones le corresponden a la Junta Administradora Local, pero yo también puedo darle mi empujoncito.

¿Qué es para usted El Poblado y cuál es la relación con el sector?
Es un sector de la ciudad al que se le debe trabajar mucho y sensibilizar frente al tema de la discapacidad. Un lugar geográfico donde hay que crear una cultura de respeto y consideración por los discapacitados. También es pertinente analizar el tema de la contaminación ambiental y ponerle el tatequieto a la ausencia de aseo en algunas vías. El Poblado es mi vida; es un paraje aún por construir. Por tanto, aquí es necesaria una política agresiva para incentivar la equidad generacional y de género.

¿Cómo pueden los jóvenes entrar en contacto con usted para comunicarle sus inquietudes?
Me pueden llamar al 282 7113. En esa línea vamos a dar los detalles de futuras reuniones en sedes comunales, en escuelas y colegios. Con los interesados me voy a poner en la tarea de conformar el Grupo de Jóvenes que le cambiará la cara al sector en materia de cultura ciudadana y de respeto por las diferencias.

¿A qué atribuye usted sus votos en las pasadas elecciones para el CMJ?
Saqué alrededor de 700 votos en los anteriores comicios. Creo que incidieron las propuestas que formulé luego de mis conversaciones en los colegios, escuelas y calles de la Comuna 14. En esas visitas pude condensar las necesidades de los jóvenes y discapacitados del sector. Por ejemplo, cuando visitaba una institución educativa nunca iba a prometer ideas imposibles. La campaña duró 4 meses, de febrero a mayo y en mis contactos con los electores, les vendí la siguiente idea: los elegidos del CMJ debe ser personas preparadas en un plano académico y que conozcan la ciudad como la palma de su mano.

¿Cómo es su grupo de trabajo?
Tengo asesoría permanente de un grupo de abogados, de un contador público y cuento con el aval de Augusto Posada, Representante a la Cámara por el Partido de la U. En este momento estamos conformando las juventudes de nuestro partido político. En las elecciones fui respaldado por la Corporación Juvenil Ciudadanía Activa que desarrolla trabajos con los jóvenes de la ciudad. No pertenezco a ese grupo, pero para la contienda electoral, solo se podía presentar un candidato por grupo, entonces decidimos darle el apoyo a una candidata de la U que lastimosamente no resultó elegida. La idea era tener dos representantes en el Consejo.

¿Cómo aprovecha sus estudios universitarios en pro de la comunidad?
Estoy haciendo una diplomatura en administración de riesgos, lo cual me ayudará en futuras capacitaciones y asesorías que pienso realizar con los jóvenes, para ayudarles a gestionar recursos para la creación de nuevas y pujantes empresas. El próximo semestre comienzo Administración de Empresas en Eafit. 

 
 

Funciones del Consejo Municipal de la Juventud
• Ser un canal de comunicación para compartir y proponer iniciativas de desarrollo entre la población juvenil y las entidades públicas y privadas.
• Proponer planes que reconozcan los derechos y deberes de los jóvenes.
• Realizar veeduría a programas dirigidos a la población juvenil.
• Motivar a los ciudadanos para que participen activamente en la transformación de la ciudad.