Al sonar de la cumbia

Puerto Candelaria lanza un disco sorpresa
Juancho en estudio. Foto cortesía Denise Lugo.

Puerto Candelaria lanza un disco sorpresa: retoma cumbias tradicionales colombianas y las pone a sonar al ritmo de las big band.

Por: Juan Pablo Tettay De Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

Jugar con la cumbia ha sido siempre un anhelo de Puerto Candelaria. Mostrar que un sonido tan nuestro y tan tradicional puede evolucionar, puede cambiar sin perder su esencia. Yo Me Llamo Cumbia es la materialización de ese juego, de esa idea de alterar las reglas, de atreverse a pensar diferente.

Así, la propuesta es la cumbia pensada en versiones para una big band, algo que, si se piensa es muy natural pues, finalmente, las cumbias más importantes de nuestro folclor eran tocadas por grandes orquestas. Ahí están, precisamente, grupos como Los Melódicos y la Billo´s Caracas Boys.

Juancho Valencia, director de los candelarios, explica que el origen del proyecto está en “un coqueteo que nos hizo Peer Music, compañía que posee los derechos de algunas de las cumbias más icónicas del país”. Fue una invitación a abrir fronteras y a explorar otros puntos de vista. “A partir de allí, las cosas fluyeron, fueron muy rápidas”, explica Juancho. Y por eso, estando cerca de lanzar Cinema Trópico, aparece Yo Me Llamo Cumbia, un disco “sorpresa” que incluye cinco cumbias que conservan el sabor del pasado, más el toque de Puerto Candelaria.

“En las canciones de Yo Me Llamo Cumbia se puede sentir la locura del Sargento Remolacha, líder vitalicio de Los Candelarios, y el virtuoso veneno de Juancho Valencia y su sonido neovintage que muy seriamente advierte su maestría en esta producción y evidencia su profundo conocimiento y capacidad de jugar con las músicas tradicionales”, explican desde Merlín Producciones.

Se trata entonces de un pequeño homenaje a las músicas tradicionales, “un disco que hicimos rápido, sin presiones y con ánimo de divertirnos. Esa es la gran ventaja de la música independiente. Para nosotros, es la música la que prima y como las ideas no se desvanecen en procesos burocráticos, logramos grabar con velocidad”, explica.

De ese modo, en el trabajo discográfico la cumbia se fusiona con flamenco, soul y jazz. Además, sus notas son un recuerdo de las grandes voces del género como Matilde Díaz o La Negra Grande de Colombia.

Para escuchar, basta conectarse a Spotify, Deezer y Google Play. Para Valencia, el hecho de que existan estos canales digitales para la distribución hace que esta “se presente de una manera más rápida y fluida”.

Las canciones

Peermusic posee los derechos de alrededor del 50% de la música tradicional colombiana, lo que abre un abanico inmenso de posibilidades. Los candelarios hicieron un trabajo juicioso de curaduría y entre todo ese universo, eligieron cinco cumbias. Además de que fueran íconos, debían revisar muy bien que tuvieran un sonido cercano al de Puerto Candelaria y que, además, permitieran aportes desde la sonoridad.

Así, las elegidas fueron Yo Me Llamo Cumbia, Momposina, Pepe, El Pescador y La Vaca Vieja. Además, quisieron invitar voces de mujeres para que interpretaran las canciones, pues “la cumbia es un ritmo con alma femenina”, explica Juancho Valencia.

“Hemos encontrado que propuestas como esta son nuestra manera de hablar ante el monocultivo sonoro que vivimos hoy en día. No queremos criticar por criticar, queremos innovar y proponer”, concluye Valencia.

Publicidad