Al rojo vivo

Lo más sintomático del descontento es la posición de la Junta de Representantes de Propietarios y Poseedores para el Proyecto de Valorización

A medida que pasan los días se calienta más el tema de la Valorización, luego de que el 22 de septiembre el Municipio de Medellín emitiera la resolución distribuidora y desde el día siguiente empezaran a llegar a los contribuyentes las notificaciones con la cifra que deberán pagar por las obras del Proyecto Vial de El Poblado.

En ese momento empezaron a caldearse los ánimos, al punto de que ahora es el tema de conversación más frecuente.

La temperatura puede medirse al echar un vistazo al Centro de Atención del Fonvalmed en San Fernando Plaza, que a mediados de septiembre permanecía casi desierto. Hasta la noche del martes 7 de octubre ya había atendido a 4.253 personas, recibido 2.069 recursos de reposición, 498 derechos de petición y concertado con 193 personas formas de pago diferentes a las propuestas.

El ambiente también se siente en las unidades residenciales y en diferentes organizaciones sociales, donde se está citando a reuniones extraordinarias para determinar cómo hacer frente a lo que algunos ya califican como un cobro abusivo o desproporcionado, y se reparten instrucciones para reclamar.

Varios son los motivos de descontento que se esgrimen. Hay quienes dicen que la Valorización debió derramarse según la situación que tiene cada predio en el día de hoy y no por lo que pueda desarrollarse en él a mediano y largo plazo; para otros resulta paradójico e inequitativo que las unidades residenciales más grandes, con un mayor flujo de vehículos, reciban un cobro menor que el que les está llegando a las urbanizaciones más antiguas y de pocos apartamentos; unos más argumentan que no se tuvieron en cuenta las edades de las construcciones ni su estado de conservación; otros sostienen que el cobro es injusto puesto que hay más de $300.000 millones de obligaciones urbanísticas no pagadas por constructores y más de $ 430.000 millones de cobro coactivo que no se ha realizado, en fin…

Pero hasta ahora lo más sintomático del descontento es la posición de la Junta de Representantes de Propietarios y Poseedores para el Proyecto de Valorización, que el 15 de septiembre dio un concepto desfavorable a la distribución. La opinión de esta junta es calificada e importante, toda vez que sus miembros fueron elegidos por la comunidad para que velaran por sus intereses y la representara ante la administración municipal en este proyecto, con el que están comprometidos desde el año 2009. Precisamente este miércoles 8 de octubre los ocho miembros de la Junta de Representantes enviaron una carta al alcalde Aníbal Gaviria solicitándole que se reúna con ellos y los escuche. En ella dejan claro su “profundo descontento por la forma como se manejó el tema de la resolución distribuidora…” y agregan que se sienten maltratados pero que insistirán en que se respeten y valoren sus aportes y se haga un reparto más justo y equitativo.

Ahora, cuando el tema de la Valorización está al rojo vivo, es el momento de oírlos, la oportunidad para que el alcalde Gaviria atendiera su guiño y los recibiera como representantes que son de los contribuyentes. Después de todo, los diálogos están de moda y quizás de esa reunión surjan alternativas diferentes que alivien las cargas.