“Ahora son un simple adorno”

“Ahora son un simple adorno”

En San Lucas dicen que el barrio se volvió un atracadero. La Junta de Acción Comunal pide herramientas para apoyar a las autoridades

La gota que rebosó el vaso para John Jairo Arango fue el atraco del que fue víctima su hija. A ella la abordaron dos hombres en moto que la amenazaron con un revólver y le hurtaron el dinero que había retirado segundos antes en un cajero electrónico.
Aunque esta situación ocurrió cerca a La Visitación y no en San Lucas propiamente, se parece mucho a varios hechos ocurridos en los últimos meses en el barrio, extendiéndose sobre las transversales y en las zonas aledañas a Casa Victoria.
En la calle 19 sur con la carrera 17, por ejemplo, se han presentado robos, dado que es un tramo que no tiene muy buena iluminación.

Arango también afirma que “por el trajín de tantas personas que trabajan en el sector de la construcción en Envigado, el corredor de la 20 sur, en San Lucas, se ha convertido en zona obligada para muchas personas que pasan por allí”. En su concepto, esto habría deteriorado la seguridad.

En todos estos casos John Jairo ha sentido gran impotencia, y no solo porque sea el presidente de la Junta de Acción Comunal de San Lucas Los Mangos, sino porque no puede evitar pensar en unos radioteléfonos que sirvieron para alertar a la policía de estas fechorías, pero que hace un año no funcionan.

Él tiene uno de estos aparatos colgado en su casa como adorno. Cuando la señal no apareció más, Arango llamó a la estación de Policía El Poblado. Allí le informaron que estas herramientas dependían de una antena repetidora en el CAI de las Palmas, pero que esta se había desmontado porque no cumplía con los requisitos de ley.

Sin esos 11 radioteléfonos, que habían sido entregados por Presupuesto Participativo a varias juntas de acción comunal (Los Mangos, El Tesoro La Y, El Tesoro La Virgen, La Chacona, Los Parra, El Garabato, Poblado Centro, Manila y el Comité Cívico de El Poblado), la percepción de indefensión se hizo mucho mayor.

“A mi la policía me dice que tienen seguridad en todos los cajeros, pero en el transcurso de una semana, por el sector de la Visitación, esto ha sido un agosto para la delincuencia”, dice.

Otros teléfonos pero sin con qué sostenerlos
La reacción policiaca cuando funcionaban los radioteléfonos parecía de muy buen recibo para la comunidad. Los comentarios expresados es que era inmediata. “Se evitaron muchas situaciones delincuenciales”.

Los deseos comunitarios por contar con herramientas para ayudar a las autoridades no pararon allí. Se hicieron dos frentes de seguridad: uno en La Visitación y otro en Patio Bonito. Se instalaron dos cámaras, una en cada sitio. Además se asignaron 33 avanteles.

Pero, de nuevo se presentó un problema. Ahora resulta que la comunidad tiene que pagar 400 mil pesos para pagar una póliza y así poder retirar y activar estos teléfonos. Aparte de esto hay que asumir un plan de telefonía celular mensual. De inmediato la comunidad, incluido John Jairo, manifestó la inviabilidad de encontrar a alguien que se responsabilice en estas condiciones.

Estos aparatos hacen parte del contrato de los frentes de seguridad (hay 95 en El Poblado) y cobija a las juntas de acción comunal, a las asociaciones de comerciantes y a otros grupos organizados.

Respuestas a la ciudadanía
Vivir en El Poblado intentó comunicarse con la Secretaría de Seguridad, liderada por Eduardo Rojas y con la ESU (Empresa para la Seguridad Urbana). En la primera dependencia explicaron que en próximos días atenderán los requerimientos, por motivos de agenda, y en la segunda manifestaron no tener nada que ver con este tipo de tecnologías de apoyo comunitarias.

El que sí se pronunció fue el comandante de la estación de Policía El Poblado, Coronel Fabio Rojas, quien corroboró que la antena (repetidora) de Las Palmas fue retirada porque no cumplía con los requisitos de ley. Rojas expresó, además, que “se vienen atendiendo los requerimientos de cada una de las zonas” y mostró que incluso capturaron este mes a individuos que se dedicaban a hurtar bicicletas en Las Palmas, una situación que venía aquejando a esta zona, al igual que a San Lucas.

El uniformado aprovechó para recomendar de nuevo la comunicación con el cuadrante 8 (que cobija a San Lucas), cuyo número es 3127165018.
Por último, afirmó que “se viene trabajando en comunión con la policía de Envigado para realizar muchos más patrullajes”.

La situación planteada es que no hay herramientas para trabajar, en un momento en el que se le pide a la comunidad que colabore con la seguridad.