Adiós a un gran empresario y ser humano

El 10 de diciembre, a las 9:07 pm., a los 80 años, falleció el reconocido empresario antioqueño y famoso emprendedor del gremio gastronómico de Medellín, Horacio Jaramillo Bustamente. 

Horacio Jaramillo Bustamente. 

Vivir en El Poblado envía sus más sentidas condolencias a su familia, a su esposa Marta Luz del Corral Martínez y sus hijos Lucas, Carolina y Paula.

La misa será hoy a las 5 pm. en la Basílica Metropolitana.


Horacio
Por: Julián Estrada Ochoa
Diciembre 11 de 2015

La palabra personaje tiene muchas acepciones. Horacio Jaramillo Bustamante fue en Medellín, durante medio siglo, un auténtico personaje en el más noble y amplio sentido que tiene esta palabra.

Horacio era ante todo un hombre original, espontáneo, locuaz, amplio, gracioso (con hipótesis descabelladas y acertadas), buen empresario, bon vivant y filántropo silencioso.

Acérrimo habitante del parque de Bolívar y de la calle Junín, terminó por convertirse para muchos de sus amigos en alguien que describo sin eufemismos: los pobres le decían Don Horacio, los ricos le decían Loco.

Ahora bien, además de su exitosa y reconocida vida de negocios, (es ejemplo para emular por los nuevos empresarios de restaurantes y afines en nuestro medio) también fue un observador mordaz de nuestra historia y de la economía del país y durante mucho tiempo sus columnas periodísticas dieron de qué hablar.

Ayer (jueves 10 de diciembre) Horacio ha tomado el camino definitivo. Estas cortas líneas solo tienen una intención: recordarles a Martha Luz, a sus hijos, a su nietos, a su hermano Alfonso y a todos sus amigos, que el Loco era un auténtico bacán, palabra esta que en el lenguaje camaján es bastante elogiosa, pero es más aun en el diccionario de la lengua española, razón por la cual se la endilgo con precisión a nuestro finado ausente.