Acuerdo de Obras de Arte

 
 
Publicado en la edición 401, Noviembre 1 de 2009
 
     
 
 
     
 
Acuerdo de Obras de Arte
 
     
 
La escultura, con frecuentes referencias al Minimalismo, logró una dinámica inédita en el país que se refleja en los debates conceptuales que la acompañaron
 
     
 
 
     
 
Por Carlos Arturo Fernández U.
 
 
A partir de mediados de los años 70, las artes plásticas viven un período de notable auge en Antioquia, durante el cual se asiste a la consolidación de los movimientos de avanzada estética. A ello contribuyen eventos como las Bienales de Arte (1968, 1970, 1972 y 1981), la creación de la Carrera de Artes de la Universidad Nacional (1976) y la apertura del Museo de Arte Moderno (1980).
Dentro del mismo proceso, debe tenerse en cuenta el entonces llamado “Acuerdo de Obras de Arte” que, en distintas versiones, rigió en Medellín entre 1975 y 1992. Este Acuerdo del Concejo Municipal “para el fomento del patrimonio cultural”, estableció que, dentro de determinadas condiciones, los constructores debían dotar la edificación de una obra plástica, contribuir a entidades patrimoniales o apoyar los proyectos de restauración del patrimonio arquitectónico e histórico.
Este mecanismo, además de ayudar al sostenimiento de instituciones como el MAMM, el Museo de Antioquia o la antigua Orquesta Sinfónica, y vincularse, por ejemplo, a la restauración de la Estación Medellín, propició la creación de un gran patrimonio artístico. A lo largo de los años se consolidó el que es quizá el mejor conjunto de escultura urbana moderna en América Latina que, a pesar de visibles dificultades de mantenimiento, sigue siendo una de las marcas características de Medellín. Por supuesto, también es claro que se cometieron errores de apreciación que se mantienen a la vista con obras de mala calidad.
El Acuerdo de Obras de Arte implicó un amplio apoyo a los artistas y el desarrollo de procesos de trabajo que, a la larga, posibilitaron la consolidación del arte contemporáneo en la ciudad. La escultura, con frecuentes referencias al Minimalismo, logró una dinámica inédita en el país que se refleja no sólo en la cantidad de obras sino, sobre todo, en los debates conceptuales que la acompañaron.
Cabe recordar que el Acuerdo de Obras de Arte contó con el respaldo de los constructores, los artistas y los ciudadanos en general y que no fue eliminado por problemas económicos, políticos, o de conveniencia, sino a raíz de una demanda que a título personal entabló y ganó un abogado contra la legalidad de la norma que lo había establecido. Quizá la ciudad está en mora de reabrir el examen de una iniciativa similar que recoja los valores de la anterior y corrija sus errores legales y operativos.Ronny Vayda, uno de los artistas que logró una mayor presencia en el contexto urbano de Medellín gracias al Acuerdo de Obras de Arte, presenta actualmente la muestra “Oración Geométrica” en Naranjo & Velilla Galería de Arte, en San Fernando Plaza. Una exposición de absoluto refinamiento y dominio de los materiales, las relaciones, los efectos y las formas. Hasta el 14 de noviembre.