A orillas de La Moná se sienten invadidos

Vecinos denuncian ocupación del retiro de la quebrada por parte de habitantes de La Chacona

Los habitantes de la unidad residencial Fuente Labrada del Campo (calle 7 A # 22 12) y otros vecinos de la quebrada La Moná, viven con el temor de que esta se represe y se desborde. Su preocupación viene desde hace siete años, cuando denunciaron el primer riesgo de invasión al retiro de la quebrada por parte de habitantes del sector de La Chacona, en la orilla opuesta. Siete de las doce casas de dicha unidad limitan con la quebrada. “En verano, cuando La Moná está seca, algunos habitantes de La Chacona aprovechan para sacar material como piedras, gravilla y arena y ampliar sus casas, sin respetar el retiro de la quebrada. Si usted mira, podría decir que nuestra urbanización no ha respetado los retiros, pero no es así. Ellos han venido corriendo la quebrada para acá, pues se apropian del suelo y la quebrada no tiene por donde fluir”, denuncia Luis Gonzalo Parra, administrador de Fuente Labrada del Campo. “Llamamos a la Policía del sector para que vinieran a revisar. Ellos supuestamente se meten y dicen que no ven nada”, agrega.


Luis Gonzalo Parra, administrador Fuente Labrada del Campo

La unidad residencial Fuente Labrada del Campo tiene un lote empinado aún sin construir. Cuenta Luis Gonzalo que hace un año la administración le hizo mantenimiento y encontró un acopio de material reciclable que invadía el suelo privado, y una nueva edificación sobre la quebrada. Tal y como lo constata Vivir en El Poblado, hay una casa encima de La Moná. “A esta se le adaptó un suelo de madera y ladrillos de vidrio para que el agua pase por debajo”, agrega el administrador. También, desde la parte trasera de algunas casas de la unidad se pueden ver las ampliaciones de los vecinos hasta con dos pisos nuevos. El administrador asegura que debido a que la quebrada viene buscando nuevo curso, el muro de contención de Fuente Labrada del Campo perdió estabilidad y se derrumbó. Actualmente, una de las casas del otro lado de la quebrada -en La Chacona- busca detener el desplome con palos de madera y metal.

“Toda la comunidad de aquí para abajo se ve afectada. ¿Cómo es posible que se construya sobre la misma quebrada, y más cuando estamos hablando de mitigar riesgos e implementar correctivos? A pesar de que nosotros hemos hecho las respectivas solicitudes al Dagrd, la Policía de El Poblado y al Área Metropolitana, no hemos visto acción”, puntualiza Parra, quien junto a los residentes pide control ante lo que califica como una invasión.


Casa construida sobre La Moná

“¡No somos invasores!”
“¡No somos invasores! Nosotros llegamos aquí primero. ¡Los invasores son ellos!”, afirma indignado William Molina, de 72 años, presidente de la JAC de La Chacona. “Es que aquí la mayoría de las casas fueron construidas cerca a la quebrada. Yo nací y fui criado acá. Recuerdo que en ese entonces había apenas cuatro casas. Luego, esto se fue poblando y aquí nadie sacó licencia. No había ningún retiro, a nosotros no nos dijo nadie que había que dejar 20, 30, 16 metros. Nosotros construimos así porque no nos recibían nada en la Curaduría”.


Acopio de reciclaje

Tras aceptar que en el sector los retiros de quebrada no se respetan, expresa: “¡Pero es que aquí nadie respeta, el problema es que uno es pobre, perdone que me exalte, pero es la verdad. No es sino que un rico le pase unos millones al curador y hágale, levante 12 pisos”.

En este lado de la quebrada, se puede ver de cerca la casa que con palos intenta sostener el muro. “Eso se vino porque el muro de contención lo vaciaron sin bases y como le montaron un muro de bloque encima, el lleno batió eso y se vino a la quebrada. Mire los tacos teniéndola. Eso es un peligro”, señala William, pero asegura que está construida hace 20 años y no tiene ninguna construcción nueva. Pero sí supo del problema que tuvo la casa que está construida sobre la quebrada, cuando una borrasca la inundó. “Se le salieron hasta los colchones”, comenta.

En cuanto a la acusación sobre supuestos desvíos que han hecho a la quebrada, el presidente de la JAC de La Chacona afirma que La Moná nunca ha sido desviada y que actualmente no se sacan piedras de ella para adelantar construcciones.