A ladridos

A ladridos

Diego A. González se queja por los ladridos que desde hace más de un mes alteran el descanso en los alrededores de un jardín infantil.

“La situación específica es el latido a altas horas de la noche o de madrugada y durante periodos prolongados (hasta dos horas), de dos perros bóxer que tienen en cautiverio en Cascanueces (calle 1B Sur No. 32-51). Aunque algunos vecinos nos hemos puesto en contacto (con el jardín infantil) para solicitar una solución, hasta el día de hoy los perros siguen ladrando y no hay respuesta y/o acciones de las autoridades, que ya están en conocimiento del asunto”.