A la sombra de la bandeja paisa

Bandeja paisa -frijoles

Para los frijoles, en las zonas cafeteras era común el empleo de miel de caña y de mermelada de guayaba; en zona de embalses se adicionaba bocadillo al final de la cocción.

Sin duda alguna por antonomasia, el símbolo culinario del departamento de Antioquia son los frijoles y el maíz en sus múltiples preparaciones, ya sean de raíz indígena o, por el contrario, una clara muestra de sincretismo cultural representado en una humilde y cotidiana sumatoria de viandas campesinas, tal como lo menciona Gutiérrez González en Memoria sobre el cultivo del maíz (1997): “(…) segunda trinidad bendita. Salve frisoles, mazamorra, arepa. Con nombraros no más se siente hambre”. Así es evidente cómo el ideal popular centra las bases de su alimentación en ambos granos, y por ello el presente texto referencia al primero de ellos: el frijol.

¿Frisol o fríjol? Desde el léxico popular y académico, ambos son de correcto uso.
El mes pasado, un columnista reavivó el debate sobre la supuesta escasez en la diversidad culinaria del antioqueño; erróneamente menciona que dicha cocina gira en torno al consumo de arepas, mazamorra y fríjoles, definiéndola además como resultado único de la influencia española, dejando de lado los aportes de la cocina sefardita, afrodescendiente e indígena aún presentes, visibles y degustables en el territorio. Más allá del amplísimo abanico de productos y preparaciones, hay que dar cuenta del esfuerzo y la recursividad dispuestos por la campesina paisa al crear un universo saborológico alrededor de un solo producto: el fríjol.

Publicidad

Así, la matrona antioqueña saca provecho del fríjol en sus diversas variedades, creando un infinito listado de platos. Desde el tradicional cargamanto, pasando por el mocho, el frijol de árbol, frijol nima o lima, frijol de pobre, los coloridos petacos, los blanquillos, dálmata, sangre e’ toro o el chivito.

En preparaciones, es imposible eludir los frijoles con coles. Se prefiere usar la col de queso, sobre la col negra y la col morada o de árbol. Este plato es cada vez más escaso, así como la estampa campesina de la gallina que hurga entre las coles, buscando un desprevenido gusano, o las mariposas que flotan entre coles y caléndulas. Son cuentos de viejos, son pocos los que consumen esta preparación y aún menos los restaurantes que se atreven a ofrecerlo, al igual que los frisoles con bofe ahumado, con rompe camisa, con chocozuela, con bollos o con chócolo lechón.

Por otro lado, hay preparaciones que siguen vigentes, como la sopa de frijol, el recalentado de fríjol trasnochado con arroz y los frijoles calados. Debe aclararse que calar implicar reducir el caldo de cocción hasta obtener un potaje espeso de concentrado sabor, debido al empleo de zanahoria o ahuyama procesada con un trozo de garra y un buen pedazo de panela.

En las zonas cafeteras era común el empleo de miel de caña y en casos particulares de mermelada de guayaba; en zona de embalses, como San Rafael y San Carlos, se adicionaba bocadillo al final de la cocción y en algunas fincas de Santafé de Antioquia se servían con una cucharada de miel.

El problema no es de diversidad, sino de visibilización y apropiación cultural. A la sombra de la bandeja de frijol ofertada en todo restaurante queda la historia de la escasez y la recursividad del montañero.

Por Isaías Arcila
Licenciado en Artes Plásticas, cocinero e investigador de cocina tradicional colombiana.

Publicidad