A la espera de la nueva cara del Parque Lleras

El proyecto de transformación urbana del Lleras va más allá de la peatonalización


Zona de peatonalización del Parque Lleras. Carrera 38 y calle 9

Desde hace ya varios años, empresarios, comerciantes de El Poblado –en especial del Parque Lleras–, actores y líderes sociales vienen hablando sobre la peatonalización de este parque. A la fecha, quienes frecuentan la zona ven un espacio y unas calles adyacentes por las cuales solo pueden transitar peatones, sin embargo, según Juan Bernardo López, director general de la Agencia para las Alianzas Público Privadas (APP), las pretensiones van más allá de la peatonalización. “Hay que hablar es de un proyecto de revitalización del Parque Lleras y algunas de sus zonas aledañas”, dice el funcionario, y aclara que, si se tratara solo de la peatonalización, la Alcaldía de Medellín no necesitaría de un privado. “Es más, hace dos años el Alcalde tomó la decisión de que algunas calles del parque fueran solo para transeúntes”, recuerda López.

Tiempos y términos de ley
Este proyecto que se gestiona bajo el modelo de APP (alianza publico – privada) inició en abril de 2013, cuando un grupo de empresarios llevó la propuesta mencionada a la Administración Municipal. Después de varias conversaciones, el municipio encontró que la idea era viable, por lo que le solicitó al privado un estudio de prefactibilidad.

Luego de evaluar el estudio durante tres meses, la Alcaldía emitió una carta de interés y en agosto de 2013 pidió un estudio de factibilidad a cuenta y riesgo del privado, quien entregó este requisito a finales de julio de 2014. A partir de ese momento, empezaron a correr los nueve meses que tiene por ley la APP para estudiarlo.

“La factibilidad es toda la parte arquitectónica, de ingeniería y técnica, eso ya está revisado; el componente financiero ya lo evaluamos, y toda la parte jurídica, que es un contrato y sus anexos, todavía la estamos revisando”, explica Juan Bernardo López. Asegura también que en tres semanas, aproximadamente, quedaría lista la revisión del proyecto. Luego, la Alcaldía de Medellín expedirá una carta donde le dirá al privado que acepta la propuesta bajo ciertas condiciones. Una vez el privado acepte, el proyecto deberá presentarse ante el Ministerio de Hacienda y finalmente ante el Departamento Administrativo de Planeación; el primero tendrá 30 días hábiles para pronunciarse y para el segundo no hay tiempo estipulado, sin embargo, podría ser otro mes más. En total, podrían pasar unos cuatro o cinco meses más antes de que se tomen decisiones definitivas.

Sobre el proyecto, la comunidad aún no sabe nada, ¿por qué? “No hemos contado ni mostrado un render porque este proyecto es una APP de iniciativa privada, sin recursos públicos. El originador ha invertido millones de pesos en estudios y la ley dice que debe haber confidencialidad total. Si nosotros contamos algo en este punto del proceso estamos entregando información que es de otra persona, iríamos contra la ley”, asegura López. Los proponentes tampoco han contado detalle alguno sobre el proyecto. “El privado –creo yo– no comenta nada porque si lo hace le está entregando información a la competencia”, manifiesta el funcionario. López hace referencia a este hecho porque al momento de publicar el proyecto en el portal de contratación del Estado, un segundo privado podría presentar una nueva propuesta.