176 niños en la incertidumbre escolar

 
 
   
 

Mientras Epm realizaba los arreglos, las directivas decidieron continuar normalmente el regreso a clases. Se optó por poner una reja que separara la planta física del talud (convertido en un profundo abismo). Pero los padres de familia, temerosos por la seguridad de sus hijos se reunieron, el lunes 22 de enero, con concejales, ediles y líderes comunitarios para exigir otra solución urgente.

Una solución transitoria
La Secretaría de Educación decidió entonces trasladar a los niños de esta sede a la institución Jesús Restrepo Villa, de la parroquia de San Lucas, la cual tiene un convenio con la Secretaría de Educación.
“El traslado será durante todo 2007, en la jornada de la tarde, mientras se desarrolla la construcción de la nueva planta física y mejoramiento de la actual sede de Santa Catalina (donde quedará la planta administrativa), que comienza en abril con recursos del Presupuesto Participativo, de Epm y es desarrollada por la Edu”, afirmó Teresita Aguilar García, Subsecretaria Administrativa de la Secretaría de Educación.
La otra solución que planteó la Secretaría de Educación fue el transporte de los 176 niños de la institución. En las primeras 3 semanas de clases buscaría gestionar el transporte gratuito con Autobuses El Poblado mientras queda en firme el proceso contractual para el transporte contratado.

Un nuevo problema
Sin embargo, el lunes 29 de enero, los padres de familia decidieron trasladar a sus hijos a la sede social de El Garabato de manera indefinida. “Ellos manifestaron que el costo del transporte era muy alto para llevar diariamente a los 176 niños hasta San Lucas, mientras se gestionaba el transporte por parte de la Secretaría de Educación (20 días aproximadamente) y no se logró otra solución de transporte”, explicó Amparo Gaviria, Presidenta de la Jal.
Por el momento, la sede social de El Garabato se habilitó de manera provisional para las clases, con la ayuda de recursos logísticos y humanos del Inem. Pero los padres de familia insisten en que se arregle el talud caído con un muro de contención, que se resuelva el problema de represamiento de la quebrada La Escopetería, que se agilicen los trabajos de reubicación de las redes de aguas y que se garantice la estabilidad y seguridad del terreno para que los niños puedan regresar a su institución Santa Catalina de Siena.
Por esta razón, el lunes 5 de febrero habrá una reunión en una Comisión Accidental del Concejo, para que entre los padres de familia, representantes de la comunidad, los funcionarios de Epm y la Secretaría de Educación, establezcan responsables y soluciones urgentes a este problema.