“Yo no voy a perseguir al que se tome una cerveza en la esquina”: Federico Gutiérrez

 El Alcalde de Medellín le bajó el tono a la polémica medida de consumo en lugares públicos. Sin embargo, sus declaraciones se contradicen con la de sus funcionarios que habían anunciado sanciones.
 
consumo bebidas espacio publico
 
Foto Vivir en El Poblado.
 
Por José Fernando Serna O.
 

Un respiro y un trago tranquilo. Así quedaron algunos ciudadanos con las palabras del alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, luego que aclarara la medida en la que se restringe el consumo de bebidas alcohólicas en espacios públicos.

Lea: Consumo de licor será de puertas para adentro

El burgomaestre le respondió así a la ciudadanía que inquieta por los anuncios había expresado su inconformidad por lo que consideraban una medida exagerada en diferentes espacios de la capital antioqueña.

“Una cosa es decir que se va a atacar unas plazas de vicio como la estamos atacando nosotros. Los espacios públicos y los parques deben ser para que se disfruten en familia, pero yo no estoy pensando en perseguir dos personas que se toman una cerveza en una esquina, esos no son criminales”, dijo Gutiérrez.

El Alcalde también señaló que la idea no es impartir medidas drásticas ni judicializar a las personas que se tomen una cerveza en la calle. La medida estará más dirigida a la sensibilización y a la recuperación de espacios en los que estructuras delincuenciales se apoderaron con el microtráfico, la extorsión y la intimidación.

No obstante, el secretario de Seguridad de Medellín, Gustavo Villegas, en días pasado había señalado que sí se iba a penalizar esta actuación. “Sobre el procedimiento, estamos terminando de definir la manera más adecuada, siguiendo los lineamientos de seguridad y convivencia que hemos venido aplicando para temas afines, donde empezamos por el diálogo para dejar como última opción las medidas sancionatorias”, dijo Villegas.

Y Francisco Henao, vinculado a la Secretaría de Espacio Público, aseveró que las medidas de coerción también tocarán la puerta de estanquillos, bares o tiendas de barrio. “Si alguien tiene un estanquillo y vende para que la gente consuma ahí mismo, también lo vamos a sancionar”.

El viernes pasado un colectivo ciudadano se manifestó en Medellín bajo la etiqueta #UnBrindisPorMedellin en el que llamaban la atención a la Administración Municipal sobre la prohibición en el consumo de licor en andenes y parques públicos que catalogaron de represivas.