Videojuegos made in El Poblado

Videojuegos made in El Poblado
Dos ingenieros de sistemas en El Poblado lograron la publicación de su juego Cowboy Guns, en el App Store de Apple. C2 Estudio se llama su empresa de animación


Camilo Gómez (C2), Felipe Betancur (Sky), Santiago Naranjo (Sky), Esteban González (C2) y Luis Correa (C2).

Por: Joaquín Gaviria
Cuando Camilo Gómez y Luis Correa se conocieron en la Universidad Eafit (1998) tenían dos cosas en común, aparte de haber escogido el camino de la ingeniería de sistemas: ambos tenían 19 años y su principal objetivo era desarrollar videojuegos.
Al cuarto semestre Luis se fue a Estados Unidos a estudiar y trabajar en computación. Estuvo en Digitech y en Midway Games, empresas creadoras del exitoso Mortal Kombat. En 2007, con la experiencia adquirida, decidió que era hora de volver a Colombia. Se comunicó con Camilo, quien coincidencialmente también estaba en el exterior y con las mismas intenciones de regresar a materializar esa idea soñada.
Así nació C2 Estudio, una empresa que desde su sede en el edificio Sao Paulo, de El Poblado, logró desarrollar el entretenido juego Cowboy Guns para dispositivos móviles, que hoy se puede comprar a un dólar en el App Store, la tienda virtual de Apple (con presencia en 200 países), y que ha sido muy bien recibido por los fanáticos.
Ellos trabajaron durante ocho meses en compañía de la empresa amiga Sky Branding (con sede en el mismo edificio), la cual desarrolló los artes, y con la ayuda del productor Alejandro Arango, encargado de la musicalización.
El resultado es un divertido título de aventura de 18 niveles en el que un vaquero recorre los poblados recogiendo estrellas para comprar más armas y eliminando a cuanto individuo con sombrero aparece en su camino.
“Conseguimos el contacto de Chillingo, que son los Publisher del popular juego Angry Birds para dispositivos móviles. A ellos les gustó, lo publicaron y se encargaron de todo el mercadeo y la comercialización en Estados Unidos”, explica Camilo.

Paciencia y dedicación
El éxito que han tenido con su juego (el número de descargas es confidencial) es analizado por Camilo Gómez como el resultado de un arduo trabajo en los tres años previos, en los que “mientras encontrábamos la experiencia suficiente en programación, conseguimos proyectos a medida para grandes empresas: simulación, entretenimiento y videojuegos publicitarios”. Esa misma experiencia se vio reflejada en la utilización del software Unity 3D, con el que siempre han trabajado.
Hace cuatro años casi nadie hacía este tipo de tecnologías en Colombia, salvo unas cuatro empresas. “En esos días era muy difícil explicarle a las personas, venderles un producto, educarlas, hablarles de beneficios y esperar a que asignaran un presupuesto. Entre la visita a un cliente y el pago por el producto terminado podía pasar un año y el flujo de caja era muy lento”.
Hoy, en cambio, se han identificado en Medellín (según cifras manejadas por Ruta N) 14 empresas relacionadas con animación digital (en el país son cerca de 100), las cuales generan 153 empleos: 79 por ciento empleos formales y 22 por ciento empleos informales; además, el 18 por ciento de quienes laboran en este campo son bilingües (un total de 28).
Después del salto a las grandes ligas de las aplicaciones para iPhone y iPad ellos están en el desarrollo de un nuevo juego del cual no pueden revelar aún el nombre. De nuevo iniciaron ese proceso que implica conceptualizar, diseñar personajes, modelarlos, texturizarlos, animarlos y programar las mecánicas.
Por ahora siguen solo con juegos para esta plataforma (Apple), pues, aunque reconocen el crecimiento de Android, sienten que la gran cantidad de marcas y referencias que utiliza este sistema requeriría muchas pruebas.
Su experiencia y ser pioneros les ha dado una ventaja. Al ver el camino que falta por recorrer, todavía se notan las dificultades en este medio, pero Camilo y Luis al menos ya pueden decir que saltaron la cerca y tienen un punto de partida con sus vaqueros made in Medellín.