Unos piden que quiten los resaltos y otros que los pongan

 
 

Al respecto, el Tránsito responde que en la Superior con los González regulará la circulación vehicular y el paso peatonal con semáforos que están en proceso de instalación. “El contratista está haciendo las marcaciones y se espera que para el mes de noviembre se ubiquen estos semáforos para quitar los resaltos en la 9BSur y en la 5Sur, para mejorar la movilidad”, explica Hugo Ramírez, Jefe de la Unidad de Circulación. Estas acciones se complementarán con nueva la conexión entre el Tesoro y la Superior, que es una vía que está terminando un constructor del sector como pago de obligaciones urbanísticas. Allí dejarán un resalto para prevenir accidentes de los vehículos que entran y salen a la transversal.

Controles en La 10

Desde mediados de este año, la comunidad denunció que en La 10, entre la Superior y Vizcaya, ocurre mínimo un accidente de tránsito grave por mes, porque los carros bajan a toda velocidad. Según las quejas los choques son tan aterradores que muchos vehículos se han ido contra las porterías de edificios como La Concha y Atoshi, y contra vallas, rejas y postes. Por ello piden al Tránsito que construya unos resaltos en el carril de bajada de La 10, que ponga más señalización para que los vehículos bajen en primera o segunda, y más controles nocturnos para sancionar el exceso de velocidad.

Al respecto, el Jefe de Circulación del Tránsito afirma que hasta la fecha no se ha recibido una solicitud oficial de parte de la comunidad por esta situación, pero después de que Vivir en El Poblado le puso al tanto de los accidentes que denuncian las urbanizaciones La Concha, Entrearroyos y Atoshi, afirma que emprenderá acciones. “Debido a que estos accidentes en gran medida se deben al comportamiento inadecuado de los conductores, lo primero es hacer controles más estrictos para identificar los sitios de mayores problemas y establecer los correctivos necesarios. Primero harán operativos pedagógicos para que la comunidad asuma más responsabilidad y prudencia, sancionarán a los infractores y si la situación no mejora, como última medida se procedería a instalar reductores de velocidad porque tampoco conveniente reducir la movilidad en este sector sin antes conciliar y buscar mejoras en la cultura ciudadana”, explica Ramírez.