Una reserva con todas las de la ley

“Una reserva natural solo es aquella que cumple una función social…”
Reservas naturales
Por Saúl Álvarez Lara

Reservas naturales
Juan Felipe Posada

Hace cincuenta y tres años un grupo de aficionados fundó una Sociedad que tenía como objeto principal la reproducción, la conservación y el estudio de la orquídea, la flor que por su diversidad y presencia en variadas regiones

Reservas naturales
Luis Eduardo Mejía

y climas, cinco mil trescientas especies registradas en Colombia, es emblemática. En 1972, tres años después de su fundación y por primera vez en el país la Sociedad Colombiana de Orquideología obtuvo la sede para la Exposición Mundial de Orquídeas. Se pensó inicialmente realizarla en unos terrenos donde el Municipio tenía proyectado un Palacio de Exposiciones, sin embargo, aquellos terrenos ya estaban dedicados al deporte y no fue posible obtenerlos. Fue entonces cuando surgió la idea de rescatar Los Baños del Edén, en el mismo lugar que luego se conoció como Bosque de la Independencia donado en comodato por el Municipio a la Sociedad de Mejoras Públicas. En aquel bosque, al norte de la ciudad, y con la participación del Municipio, la Sociedad de Mejoras Públicas, el Club de Jardinería de Medellín y la Sociedad Colombiana de Orquideología se construyeron los edificios y el primer orquideorama que convirtió el Bosque de la Independencia en el Jardín Botánico donde tuvo lugar la Exposición Mundial. Al término de la Exposición, en abril de 1972, la Sociedad de Orquideología entregó a la Fundación Jardín Botánico la infraestructura construida. Este hecho marcó el inicio de lo que hoy conocemos como Jardín Botánico, sede, desde ese momento, de la Sociedad Colombiana de Orquideología.

Hoy, con más de doscientos sesenta miembros, la Sociedad se lanza en el proyecto más trascendental de su historia, la creación de una Reserva Natural en la vereda Quebrada Bonita a 7 kilómetrsos del municipio de Jardín, en el suroeste de Antioquia. Para Juan Felipe Posada, Presidente de la Asociación y para Luis Eduardo Mejía Director del Comité de Conservación, la palabra clave es “Conservación”.

Desde hace años estaban a la búsqueda de un espacio natural para la creación de una reserva donde, además de la conservación del bosque nativo, pudieran establecer un centro de investigación y estudio. Hasta que un día, hace unos dos meses, en Jardín, un municipio libre de minería e inclinado a la conservación del medio ambiente, “se nos apareció la Virgen”, dice Juan Felipe. Nos ofrecieron un terreno de doscientas hectáreas de las cuales ciento ochenta son bosque primario. La dueña, doña Rosadela Noreña, la primera abogada de Jardín, se entusiasmó al escuchar el proyecto porque daba continuidad al deseo de su padre en vida: hacer de esas tierras una reserva natural.


Vereda Quebrada Bonita en el municipio de Jardín, suroeste de Antioquia. Fotos cortesía

Reservas naturales

Para una Institución como la Sociedad Colombiana de Orquideología, divulgadora de la conservación y promoción de las orquídeas desde los primeros años de su creación, organizadora de la exposición Orquídeas, Pájaros y Flores, promotora del estudio de las orquídeas en libros y publicaciones periódicas, patrocinadora de la investigación con biólogos de distintas universidades, la primera función de una reserva es la conservación del bosque nativo, pero la razón de ser de su existencia es la educación ambiental. La reserva se debe convertir en un polo de información y educación sobre por qué hay que conservar y cuál es el valor de la conservación.
Reservas naturalesEpidendrum flexuosum
El proyecto está en sus inicios. Hace dos meses llegaron al lugar, instalaron una valla de señalización para que la gente de la región y los pasantes fueran conscientes de que ese terreno será consagrado enteramente a la conservación de la flora y la fauna y comenzaron a trazar senderos ecológicos con la ayuda de gentes de la región. En la parte baja de la reserva a 2.200 metros sobre el nivel del mar, la altura mayor en el filo de la montaña se encuentra a 3.100, construirán la infraestructura del proyecto con mano de obra de la región. Un “ecotel” que sea respetuoso del entorno, donde se puedan albergar investigadores y estudiantes; un aula ambiental para los estudiantes de la zona y de otras regiones que lleguen hasta allí invitados con programas específicos, y unas habitaciones donde gentes interesadas por el medio ambiente puedan pasar temporadas, caminar por senderos naturales, leer, o simplemente mirar el paisaje. Y aunque el énfasis de la reserva estará en la investigación y reproducción de orquídeas también trabajarán con los árboles nativos de la región, su fauna y su flora. Es un proyecto amplio en cuanto a educación y formación. Desde el punto de vista botánico es la primera reserva en Colombia con objeto educativo. Pero antes, deben solucionar problemas de energía, hacer un manejo de aguas residuales que no contamine, buscar que la construcción y la señalización sean ecológicas y se integren con el paisaje. Luis Eduardo calcula que en dos años tendrán listo lo proyectado. No será fácil, va a requerir de mucho trabajo, de la participación de disciplinas tan variadas como la arquitectura, el diseño, la botánica, la ingeniería, la biología, y también de la contribución de la empresa privada que apoye la realización. Es, desde ahora, una reserva con todas las de la ley.

Reservas naturalesOncidium sphacelatum

Reservas naturales