Una empanada y ya

Esa, según el lector de Vivir en El Poblado, pudo haber sido la “excusa” para que el agente de tránsito que conducía la moto 852 el martes 7 de junio a eso de las 4:30 de la tarde, se detuviera en el costado derecho de la calle 9 entre la 42 y la 43 a comer una empanada pero infringiendo la norma, pues en el lugar esta prohibido estacionar. Adicionalmente se señala una omisión por parte del funcionario pues en el lugar había más vehículos estacionados en prohibido.