Un valioso aporte

Partiendo de su pasión por el arte y su formación experimentada como líder empresarial, Alfonso Arias contribuyó de manera importante en transformar el sueño del artista en una realidad empresarial sostenible
Un sueño convertido en realidad empresarial es lo que representa hoy Filarmed. El sueño del Maestro Alberto Correa, Director Emérito de la Orquesta Filarmónica de Medellín, hace más de treinta años cuando inició la formación de una orquesta que acompañara a su querido Polifónico. Un sueño que no habría tenido vida si no se hubiera convertido en una organización que entendiera no solo la pasión de muchos por la música, sino el papel transformador que tiene socialmente el arte como constructor de cultura, que permite cultivar, hacer más humana el alma social.

Por eso hoy cuando despedimos a Alfonso Arias, es preciso recordar el trabajo y la suma de esfuerzos que se materializan después de once años de dedicada labor. Partiendo de su pasión por el arte y su formación experimentada como líder empresarial, logró contribuir de manera importante en transformar el sueño del artista en una realidad empresarial sostenible, que hoy se percibe en la consolidación de Filarmed como una organización seria, con credibilidad, dirigida con excelencia por Francisco Rettig, con la gestión de la Academia con el apoyo desde su inicio del Maestro Alejandro Posada, más los programas de formación de músicos y, también fundamental, de públicos, el Festival Internacional, las pasantías en el exterior o la integración artística con músicos visitantes de muy buen nivel. 
Con la fe en ir paso a paso, más trabajo en equipo, cumpliendo un plan estructurado cuyo objetivo de fortalecer el núcleo más profundo: tener los mejores músicos, sumado a buenos instrumentos, dirección y un repertorio exigente, es la maravillosa combinación que hoy disfrutamos en la ciudad en las distintas presentaciones y lo que ha abierto un espacio de reconocimiento nacional e internacional.

Filarmed ha abierto espacios a músicos y públicos de todas las edades y de todas las comunas de Medellín o de otros lugares del departamento, y es por eso que su labor no se puede reducir a la expresión de música clásica, pues en su concepción más profunda la formación de músicos permite logros en cualquiera de los géneros. Además sea también el momento de resaltar que basta con ir a cualquier concierto o conocer un poco los programas de formación en música para percibir la gran cantidad de público joven que se hace presente.

A nuestros nuevos gobernantes, Luis Pérez y Federico Gutiérrez, enviamos un mensaje en el sentido de estructurar de verdad una política cultural para que esta se desarrolle con trabajos en profundidad que lleven a transformaciones reales, y que ojalá comprendan la necesidad de que estas tareas no tengan que mantenerse implorando recursos sino que se les incorpore en firme y en serio como parte de los desarrollos permanentes, lo cual se logra si comprenden a fondo el papel que cumple el arte en la sociedad. Revisar, depurar, concretar los esfuerzos en lo que de verdad represente una posibilidad de transformación sin distingos en su manifestación y con la mayor inclusión posible.

También damos la bienvenida a la comunicadora Ana Cristina Abad y le auguramos éxitos en su gestión como nueva gerente de Filarmed. Ojalá su pasión, su experiencia empresarial y su convicción frente al valor de la experiencia, le permitan entender a fondo estos procesos que se han recorrido, mantener lo que funciona, y cómo no, aportar su nueva visión pues siempre estará la posibilidad de ser mejor.