Un tango por un poema

Un tango por un poema
La obra ganadora de la IX Convocatoria de Becas a la Creación Alcaldía de Medellín 2012: modalidad Bailes populares y danzas urbanas, se presenta en Medellín el 3 y el 9 de diciembre

La obra del poeta argentino Evaristo Carriego ha estado ligada al tango. De él decía Jorge Luis Borges: “Creo que algunas de sus páginas (…) conmoverán suficientemente a muchas generaciones argentinas. Creo que fue el primer espectador de nuestros barrios pobres y que para la historia de nuestra poesía, eso importa. El primero; es decir, el descubridor, el inventor”.
Por esto, en conmemoración de los cien años de la muerte de Carriego, ocurrida el 12 de octubre de 1912, un grupo de amantes del tango de Medellín concursó en la IX Convocatoria de Becas de Creación de la Alcaldía, con un homenaje a este poeta a través del tango, y obtuvo el primer puesto en la modalidad “Bailes populares y danzas urbanas”. Es así como la obra titulada Un tango por un poema: homenaje a Evaristo Carriego se presentará el próximo 3 de diciembre en el teatro Pablo Tobón Uribe a las 4 pm. y a las 7 pm., y en el Teatro Parque Biblioteca Fernando Botero, de San Cristóbal, el 9 de diciembre a las 3 pm., con entrada gratuita.
“En el desarrollo de esta creación se encuentra una conjugación de literatura, música y baile-tango, vals y milonga-, además de la lectura de poemas”, revela Laura Cecilia Bedoya, guionista de la obra. La dirección de Un tango por un poema: homenaje a Evaristo Carriego está en cabeza de Johnny Blandón, quien ha sido campeón de tango en numerosos concursos nacionales y se ha presentado en importantes escenarios de España, Alemania, Francia, Argentina, Dubai y Estados Unidos, entre otros países. Blandón se ha consolidado en la enseñanza del tango en su escuela, la Academia El Candombe, situada en el barrio Manila, ya con 13 años de existencia, y fue fundador de la varias veces galardonada compañía Aire de Tango, inspirada en la obra del escritor antioqueño Manuel Mejía Vallejo. Actualmente dirige el grupo Color y Tango.
El proyecto artístico incluye la presentación de 10 calificados bailarines colombianos y cuenta con la colaboración del coreógrafo Henri Lou, la asistencia teatral de John Viana y la asistencia de dirección artística y logística de María Adelaida Ceballos.

En memoria de Carriego
El poeta argentino que inspiró el estudio ganador en la IX Convocatoria de Becas a la Creación Alcaldía de Medellín 2012: Modalidad Bailes populares y danzas urbanas nació en Paraná, provincia de Entre Ríos (Argentina) en 1883. Su niñez la pasó en el barrio Palermo, de Buenos Aires, ciudad donde se educó, participó en tertulias literarias y grupos intelectuales y escribió para diversas publicaciones. En 1908 publicó su libro de poemas Misas herejes, único publicado en vida. Tras su muerte, ocurrida en 1912 a los 29 años de edad por causa de la tisis, vieron la luz otros libros como El alma del suburbio y La canción del barrio.
“En su obra podemos encontrar muchos temas del imaginario del tango como la muchacha enferma, la vida del barrio, la llegada de los organitos y la infaltable presencia del amor y el olvido”, dice la guionista Laura Cecilia Bedoya. “Carriego fue un eterno trasnochador en Los Inmortales -agrega-, un café bautizado por él mismo, pues cuando su gerente advirtió que la bohemia intelectual que frecuentaba el lugar no consumía alimentos en el café, nuestro poeta advirtió: ‘Si no comemos es que somos inmortales’. Allí Carriego libraba acaloradas discusiones, imponiendo sus versos como los mejores y auténticos, sin tintes europeos”.
Dicen sus biógrafos que desde años antes de su muerte, Evaristo Carriego se había convertido un muchacho taciturno que visitaba a sus amigos para acompañarlos de largos silencios, y que solía vestir de negro o azul oscuro, trajes que conjugaban con su aire melancólico.
“En conmemoración de los cien años de su muerte, hemos querido presentar al público de Medellín este homenaje que haremos a través del tango al poeta de suburbio. Esperamos que ello permita no solo rescatar su prodigioso legado, sino también recordar los estrechos vínculos que guardan el tango y la poesía”, finaliza Laura Cecilia.