Un periódico que genera salud

Jorge Vega Bravo
Por Jorge Vega Bravo / Vida plena / opinion@vivirenelpoblado.com

Vivir en El Poblado, primer periódico sectorial gratuito de Colombia, renace después de una pausa obligada de 1 año largo y lo hace en su año 28 con la edición # 700.

Vivir en El Poblado es una publicación periódica: y cuando masticamos esta palabra, surge todo lo que tiene ritmo, lo que sucede con un pulso. Período viene del griego peri: alrededor de y hodos: camino, viaje. Leer un periódico genera placer y leer éste -que además tiene una obra de arte en la portada- es una actividad que produce alegría, que educa, que genera salud.

Afirmo con convicción de antiguo lector, que este es un periódico salutogenético: generador de salud. La salud humana depende en gran parte de los ritmos (el ritmo día-noche, el ritmo ocio-negocio). Y la salud también depende del equilibrio entre el pensar, el sentir y el actuar, que llegan a ser armónicos en la medida en que tienen ritmos.

En Vivir en El Poblado encontramos columnas que inducen a pensar, que generan preguntas, que crean opinión; y un valor agregado es que opera desde la libertad en el pensar, desde la búsqueda de la verdad. Encontramos también aspectos que tocan el corazón humano y que desde el sentir generan armonía. El arte tiene un papel sanador fundamental. Cada vez es más claro, el papel de la música y del arte, en la recuperación de procesos de crisis y enfermedad. Vivir en El Poblado le apunta a la generación de cultura; un periódico que sacrifica la pauta comercial en la portada, para ubicar allí una obra de arte, es un regalo para el espíritu humano, un bálsamo para el alma. Y también encontramos espacio para Vivir, para transformar el mundo desde nuestro actuar. El periódico destaca seres humanos que con su acción y sus capacidades aportan a la transformación de la ciudad, del país, de la humanidad. Pero también tiene espacios lúdicos, que generan bienestar: espacios para el deleite de los sentidos, para la buena mesa y las actividades deportivas.

Esta actividad triple que promueve el pensar, generando luz, que le da espacio al sentir, generando calor, y que invita a transformar, generando fuerza, nos remite a los ideales de la cultura griega: la verdad en el pensar, la belleza en el sentir y la bondad en el actuar. Y el salto a los ideales que inflamaron la Revolución Francesa es inmediato: libertad en el pensar. “La verdad nos hace libres”. Igualdad en los encuentros humanos: todos somos iguales frente a la vida y frente a las leyes. Y fraternidad en las acciones: “Que todos los seres humanos vuelvan a ser hermanos” (Schiller. Oda a la Alegría). De estos ideales se nutre Vivir en El Poblado. La prensa libre nos ayuda a ser libres, nos ayuda a ser humanos. Hallelujah por este periódico y larga vida en su segunda etapa.

Invitación para este jueves 12 de julio