Un método de robo

Había escuchado del caso, hasta que le pasó a él. Es la historia de Oswaldo Moscoso. Iba el domingo 4 de octubre a las 6:40 am. por los puentes de la Oriental, cuando sintió un golpe muy fuerte contra su carro. No sabía de dónde provenía y cuando pensó en bajarse a revisar, se acordó de lo que le habían narrado como otra forma de atraco en ese sector. Siguió su marcha y, en un lugar donde se sintió seguro, verificó el hecho: daños en las latas de su vehículo. “Menos mal no paré”, dice.