Un cuarteto de buenos restaurantes en Llanogrande

Hasta no hace muchos años pretender encontrar un restaurante en la carretera de Llanogrande -distinto a una parrillada o un puesto de arepas y empanadas- era algo escaso. Recuerdo los esfuerzos iniciales de Truchas Sierra Blanca con su carta de truchas en 8 ó 10 versiones, tratando de educar la idiosincrasia gastronómica paisa acostumbrada a carnes asadas, frijoles y chicharrones. No menos dificultades tuvieron lugares como La Pampa Argentina o Restaurante Don Ramón, los cuales han perseverado pasando por épocas de vacas gordas y flacas, pero sobre todo por éstas últimas.

Hoy en día las cosas son muy diferentes y da gusto ver durante los fines de semana y me atrevo a decir -desde el jueves en la tarde- comensales sentados en todos los lugares mencionados en la crónica anterior, convirtiéndose en verdadera romería gastronómica los fines de semana y festivos. En otras palabras, aquella diáspora ocurrida durante años recientes por asuntos de orden público ha sido superada, no solo por los viajeros de carretera, sino más importante aun, por los inversionistas y empresarios dedicados a fogones y manteles. Es así como en la carretera a Llanogrande hoy existen 4 nuevos restaurantes que merecen mi reconocimiento y que espero detallar sobre su oferta culinaria en próximas crónicas, pues por el momento solo mencionaré sus nombres y mínimas señas de ubicación a manera de abrebocas. Son ellos:

  1. Cocina, Campo & Madera: hermoso restaurante metido entre un bosque de pinos, cuya chimenea y platos elaborados en horno de leña cautivan a propios y extraños.
  2. La Casa de Amelia: plácida atmósfera de comedor, ubicada antes de las partidas para el aeropuerto, con la más deliciosa oferta de sánduches y ensaladas bajo la dirección de nuestro amigo y excelente cocinero Sergio Tamayo.
  3. M.Aquí: arquitectónicamente es un simpático galpón californiano donde funciona un lindo anticuario y a la vez se disfruta de especialidades italianas y otros platos preparados todos en fogón de leña. Quien lo visita vuelve. Lo regenta la siempre sonriente Maquí Vásquez.
  4. Chez León: Pequeño y acogedor fogón de carbón en donde su propietario León Ruiz (el fotógrafo) pone su toque y entusiasmo de gran chef para brindar a sus visitantes deliciosas carnes al carbón. Una vez se llega a las partidas de El Tablazo, todo el mundo da cuenta de él.

Me comprometo, en próximas crónicas, a profundizar sobre la cocina de cada uno de ellos. Por el momento dejo la inquietud y presento excusas por mis precarias señas para su ubicación. Estoy segura de que una vez los encuentren y los disfruten, me agradecerán.