Transformación del espacio público

Corredores de Vida
Transformación del espacio público
“El andén es el elemento más equitativo en la construcción de ciudad”


Construcción de corredor de vida en Juan del Corral

Una de las características de la comuna 14 es la falta de andenes o la infraestructura peatonal incompleta. El plan Corredores de Vida, adscrito a la Secretaría de Infraestructura, cuenta en principio con 30 mil millones de pesos para diseñar y construir 110.000 metros cuadrados de andenes en la ciudad. Estos corredores buscan dignificar y empoderar al peatón y, en algunos casos, a los ciclistas con un espacio público estéticamente agradable. A largo plazo, esta iniciativa busca que los usuarios se conecten con toda la ciudad a través de estos mismos corredores o integrándolos a sistemas de transporte masivo.

“Tenemos problemas en la conectividad peatonal, en las zonas verdes, en los estados de los andenes, en el acceso a personas con movilidad reducida y en el sostenimiento de materiales”. Es el parte que da José Richard Blanco, arquitecto encargado de los Corredores de Vida, sobre el estado actual del espacio público para peatones y ciclistas.

Los corredores no estarán unificados por diseños específicos ni dimensiones exactas pues cada intervención está sujeta a las características de cada sector. Sin embargo, Blanco explica que habrá un lenguaje que los uniforme y les permita ser reconocidos. La iluminación, el amoblado, la arborización y especialmente los colores alegres que hagan una alegoría a la Ciudad de la Eterna Primavera y a la ciudad de las flores, serán los distintivos de estos espacios.

La idea de los corredores está alineada a los conceptos de espacio público de la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial de este año, y asentada en una clara tendencia mundial de darle mucha más importancia al peatón en la ciudad. De hecho, el proyecto de la Secretaría de Infraestructura tomó como referencias las creaciones exitosas de otras ciudades como las zonas “Cool Water Hot Island” y “High Line” de Nueva York, el proyecto “Superkilen” en Copenhague y la peatonalización de la Avenida Tomás Heredia, en Málaga, entre otros.

Para lograr que la conexión urbana sea realmente completa con los corredores y superar el déficit de espacios peatonales, se requieren muchos más años y un presupuesto más amplio. Como lo había reportado anteriormente Vivir en El Poblado, los 30 mil millones de pesos solo representan el cuatro por ciento de los 700 mil millones de pesos que se estima serían necesarios.


Idea de diseño Corredores de Vida. Render cortesía

No obstante, hay que empezar. El proyecto piloto, en el sector Juan del Corral de la comuna 10, ya está en marcha para construir 1.559 metros cuadrados en la carrera 51 D, entre las calles 61 y 64, y en una segunda etapa otros 2.168 metros cuadrados. En El Poblado, el proyecto planteará diseños a finales de mayo para la construcción de corredores en la calle 10, la calle 10 A y la Calle de la Buena Mesa. ¿Por qué en esos lugares? Son sectores concurridos y con posibilidades de conectarse a una posible peatonalización del Parque Lleras y al sistema Metro.

Los diseños de estos corredores en la ciudad también se conciben a partir de referentes naturales y equipamientos o puntos de referencia que conecten el río, parques, UVAs, sitios turísticos, patrimonios históricos y arquitectónicos, puentes, etc. A futuro, si cada nueva infraestructura es responsable de desarrollar obras peatonales que conecten a los corredores, se completarían circuitos que creen un tejido en la ciudad. Para El Poblado, la comuna más activa en la construcción de obras viales, las obras del Proyecto de Valorización integradas a este concepto significarían una buena oportunidad para mejorar los espacios peatonales.

“Imagine que una persona salga de El Poblado y pueda recorrer toda la ciudad por un corredor seguro”, propone Jose Richard. “Eso daría equilibrio social para participar en el espacio público”.