¿Tipo loft?

Apartamentos VIP
¿Tipo loft?
Así se ofrecen algunos apartamentos en proyectos VIP de El Poblado

Edificio Carmury, en Los Parra
Edificio Los Parra

Aunque parezca chiste, algunos de los muy cuestionados apartamentos VIP (Vivienda de Interés Prioritario) en El Poblado son ofrecidos como lofts, esos espacios caracterizados por sus pocas divisiones, sus amplios ventanales y por ser muy luminosos. Así lo constató Vivir en El Poblado en una conversación telefónica con un agente inmobiliario, a quien se le preguntó específicamente por los apartamentos del edificio Frontier, detrás del Mall La Frontera. Con absoluto convencimiento el agente respondió: “Son tipo loft”. Claro, loft porque no tiene divisiones pero, es que ¿cómo hacerle divisiones a un espacio que corresponde a un apartamento de treinta metros cuadrados?


Edificio Frontier (interior)

Vienen entonces otras preguntas. Por ejemplo, ¿qué pensar de un edificio VIP en El Poblado, en el que se alquilan apartamentos amoblados hasta por dos millones de pesos y sin amoblar desde novecientos cincuenta mil pesos? Teniendo en cuenta que las Viviendas de Interés Prioritario son aquellas promovidas para las familias más pobres del país, los números antes mencionados, desvirtúan esta pretensión. ¿Qué decir de un edifico VIP en el Poblado donde actualmente se venden apartamentos por 150 millones de pesos, como es el caso de Frontier? Cabe recordar que las VIP no deben exceder un precio de 70 salarios mínimos legales mensuales vigentes, lo que hoy equivale a 43 millones 120 mil pesos, es decir, la diferencia entre un valor y otro es de 106 millones 880 mil pesos. Estas cifras dan cuenta de que algunas supuestas VIP de El Poblado no cuestan lo que realmente deberían costar, porque esa diferencia de 106 millones 880 mil pesos está justificada probablemente en lo que el comprador de la vivienda invirtió en acabados, parqueaderos y cuartos útiles.


Frontier

En la edición 522 de Vivir en El Poblado, Fernando Hurtado, representante Legal de Conacol S.A. constructora de los proyectos VIP en El Poblado, Frontier, Oslo y Mantua, decía en referencia a las protestas de los vecinos contra estos proyectos: “En realidad, lo que no quieren es tener como vecinos a personas de menores ingresos. En El Poblado hay personas que nacieron acá y no les fue bien en la vida. No quieren irse para un entorno que no es el de ellos. Esto es una opción para ese tipo de personas, gente que no le alcanza el dinero”. Desde aquella declaración de mayo de 2013, por lo menos Frontier fue terminado y en la actualidad están ocupados algunos de sus apartamentos. Aunque no podría asegurarse qué nivel socioecómico tienen las personas que decidieron comprar en este proyecto, sí está claro que alguien de escasos recursos, muy probablemente no está en capacidad de comprar un apartamento de ciento cincuenta millones de pesos o alquilar uno por un millón de pesos mensuales, sin incluir el valor de los servicios públicos.


<Jorge Pérez, director de Planeación de Medellín

Las VIP y la movilidad

Una de las mayores preocupaciones de los vecinos de los proyectos VIP en El Poblado es la ocupación de la vía pública y el empeoramiento de la movilidad en el sector donde se construyen. Se sabe que el número de parqueaderos de las VIP es inferior al número de viviendas, por tanto, se infiere que buena parte de los residentes y sus visitantes terminan estacionándose en la calle. Un habitante de Maracay -el edificio más cercano a Frontier- y quien pidió no ser identificado, dice: “Cuando uno menos piensa, la vía se va llenando de carros. Lo que hicimos fue poner cadenas en nuestros parqueaderos de visitantes, para evitar que gente que no sea del edificio parquee su carro allí”. Y agrega: “Cuando estén ocupados los 124 apartamentos, esto va a ser un caos”.

En relación con las normas que rigen las VIP en la ciudad y los parqueaderos en estos proyectos, Jorge Pérez, director del Departamento Administrativo de Planeación de Medellín, comenta: “Nosotros estamos estableciendo una normativa general de ocupación del territorio, estamos en la fase de operación final del POT para esos temas”. Y concluye: “La apuesta de la ciudad es que se cambie la norma de parqueaderos mínimos requeridos por parqueaderos máximos permitidos”