Tapas

Tapas
Las tapas, una alternativa para picar o comer, se han vuelto una opción común para tardear, tomarse unas copas de vino y disfrutar de la buena compañía.
 
tapasweb
 
La tapas han cambiado. En su origen, aún debatido entre leyendas y especulaciones sobre la salud y el alcoholismo del rey Alfonso X, las tapas eran ingredientes básicos, partidos en tamaños pequeños, cuyo fin era acompañar el vino. Un queso manchego, jamón serrano, pan o aceitunas. Además eran consumidas entre comidas y nunca constituían una cena o almuerzo completo. Hoy, dicen los expertos, con la globalización de las comidas, cualquier tipo de alimento, servido en porciones pequeñas, constituye una tapa, y varias de estas constituyen una comida completa.
Andrés Naranjo, chef ejecutivo del restaurante de tapas Bou, también explica que el tamaño de las tapas ha crecido, pero la esencia de la tapa pequeña es ideal ya que “permite  degustar una gran variedad de la carta en una sola sentada”. Pablo Lloazurek, socio del bar de vinos D’verano, recomienda principalmente escoger excelentes ingredientes, frescos y que vayan bien en compañía de buenos quesos, jamones y panes.
Existen básicamente tres tipos de tapas, aquellas que pueden consumirse directamente con la mano, como las aceitunas o quesos y jamones, los pinchos en los que los trozos de comida ya vienen ensartados y en muchos casos mezclados. Y las cazuelas, platillos que llevan salsas o combinaciones más complejas, que requieren cubiertos. Cabe agregar que las aceitunas, de manzanilla, machacadas, gordales, rellenas, aliñadas o deshuesadas, podrían por sí solas hacer todo una exposición de tapas.
 
tapas2
 
Pero aunque las tapas hayan cambiado, se mantiene la tradición de acompañarlas con vino, o mejor dicho, acompañar el vino con las tapas. Para un vino tinto por ejemplo, Andrés Naranjo recomienda unos bocados de solomito en salsa de vino, cebolla, ajo y tomate. Para un vino blanco, Pablo Llaoazurek ofrece las tostadas con queso brie y compota de pera, o ceviche de pulpo en suero costeño con tocineta y papa criolla.
Al invitar a tapas en casa, otros ingredientes para considerar, además de quesos y carnes frías, pueden ser: berenjenas, huevos cocidos, chorizos, papas, langostinos y calamares, espárragos, champiñones, alcachofas, salmón. Siempre en compañía de un buen pan.
Como fin a una tapeada, sea para comer o picar, Pablo sugiere, cognac, whiskey o vino dulce. Andrés propone postres pequeños, una versión dulce de tapas. Pero sin duda lo importante a recordar a la hora de tapear es el aspecto colectivo, la reunión entre amigos y familiares para compartir una variada comida.