Sueño de cuatro ruedas

El corredor colombiano Mauricio Salazar cumplió su sueño de participar en el Rally Dakar 2015, que atravesó Argentina, Bolivia y Chile

mauriciorally1
Imagen cortesía

Mauricio Salazar tiene 39 años, nació en Manizales y es ingeniero agrónomo. Además, es de los pocos colombianos que pueden decir que ha competido en el Rally Dakar, el más exigente del mundo, y una de las cinco pruebas de resistencia más duras del deporte global.

El manizalita comenzó a correr rallys pequeños a nivel nacional a mediados de la década de los noventa, y en 2011 ganó el derecho a participar en el Dakar América, que se realizó en Perú en el año 2011. Ese año, Juan Manuel Linares, dueño del equipo Café de Colombia, lo invitó a hacer parte del grupo, y comenzó su preparación para el Rally Dakar.

“Los sueños son para cumplirlos”, afirma Salazar, quien como integrante del equipo Café de Colombia, acompañó al francés Philippe Kreisberger en la carrera de más de 9 mil kilómetros que salió de Buenos Aires, Argentina, el 28 de diciembre del 2014, pasó por Bolivia y finalizó en Chile el 3 de enero del presente año. Ambos debieron hacer recorridos de hasta 16 horas, en trayectos de barro, piedra y arena; además de pasar la cordillera de los Andes.

mauriciorally2
Imagen cortesía

“Me documenté muy bien sobre cómo trabajar en condiciones extremas”, recuerda Salazar. Y a pesar de haberse retirado de la competencia en la cuarta etapa, tras sufrir un largo retraso al quedar atrapados en un duna, manifiesta que la carrera le generó un “impacto mental muy fuerte, para bien. Uno aprende a ser más tolerante y todo lo ve posible”.

El corredor asumió esta experiencia como el primer paso para seguir haciendo realidad sus proyectos. “Traemos muchas lecciones aprendidas”, asegura. Así mismo, dice: “Nos tenemos que preparar mucho durante el año en los aspectos físico, psicológico y emocional. Y trabajar mucho con el copiloto, porque la convivencia es muy importante durante toda la carrera”.

Finalmente, llama la atención a los dirigentes deportivos y las empresas colombianas, para que ayuden a fomentar la práctica de este deporte en el país. “Hay mucho talento, pero debemos buscar recursos y herramientas para llevar más colombianos”.