“Somos más eficientes que los sistemas masivos”

Plan Transporte Público de Medellín
“Somos más eficientes que los sistemas masivos”
Así responden las empresas de buses que pasan por El Poblado al proyecto TPM


Las empresas transportadoras coinciden en que es importante revisar si el problema de congestión lo están generando los 7.500 buses o el millón 200 mil vehículos particulares (motos y carros) que transitan en la ciudad

Luego de la presentación del proyecto TPM (Transporte Público de Medellín) que busca, entre otras cosas, dejar una sola empresa para operar la cuenca 5, de la que hace parte El Poblado, los gerentes de las empresas de transporte se pronunciaron.

Entre las razones esgrimidas por el secretario de Movilidad de Medellín, Ómar Hoyos, para adoptar este proyecto, está lo que llamó ineficiencia en el servicio. “Aunque reconocemos que en general han prestado un servicio bueno, tenemos hasta siete buses por minuto de varias empresas transportadoras por la Avenida El Poblado, en muchas ocasiones casi vacíos y buscando pasajeros que no existen”, es uno de sus argumentos.

Para Iván Darío Restrepo, gerente de Santra, empresa que cuenta con ocho rutas alimentadoras en la cuenca 5, el tema es más complejo porque las empresas tienen cerca de cuatro o cinco autoridades según sus rutas. “En nuestro caso la autoridad es el Ministerio de Transporte, porque Envigado no hace parte del Área Metropolitana, mientras que para una empresa como Sotrames (Sabaneta) el Área si tiene competencia”.

Pero más allá de las consideraciones sobre las secretarías de las que hacen parte, Restrepo analiza cifras para determinar la importancia de los buses en la ciudad. “No es sino ver el metroplús -dice-. Estaba proyectado para vender 243 mil pasajes día (cada pasajero hace en promedio 2.5 viajes y hasta 3 por día). Es decir, estaba proyectado para servirle a 100 mil pasajeros, pero hoy está vendiendo 45 mil pasajes, a unos 18 mil ciudadanos, y todo esto luego de 12 años de construcción y 20 meses de operación”.

De inmediato surge el comparativo con los datos de las empresas tradicionales que, según las cuentas de Restrepo, venden 2 millones de pasajes diarios (desde Caldas hasta Barbosa) entre alimentación al metro y servicio público tradicional. “Estamos resolviendo con 7.500 buses y busetas el 50 por ciento de los viajes motorizados del Valle de Aburrá”, dice.

Aparte de exponer que el metro solo mueve el 7 por ciento de estos viajes (550 mil pasajes día), explica que solo en el caso de Santra y sus 360 vehículos en toda la ciudad, es solución de empleo para 1.080 familias, muchas de ellas propietarias de los buses. “Esto no es de pulpos”, advierte.

Por su parte el gerente de Sotrames (Sabaneta), que cuenta con cerca de 500 buses y 9 rutas alimentadoras en la cuenca 5 (incluida la Avenida El Poblado), siente que lo propuesto pretende acabar con las empresas de toda la vida “pasando por encima de muchos años de servicio”.

“En nuestro caso estamos hablando de 1.500 familias, son casi 500 vehículos. Aquí somos 760 empleados, 230 propietarios de vehículos y muchas otras personas que se benefician indirectamente. Entonces plantean el TPM y nos hacen ver como un transporte inseguro y poco moderno, pero eso es falso. Es que lo particular que tiene la cuenca 5 es el predominio de los estratos 4, 5 y 6, así que tenemos un parque automotor en muy buenas condiciones. Hemos invertido en gestión y administración de flotas. Es falso que no seamos eficientes”, manifiesta.

Tanto Santra como Sotrames, solo dos de las empresas que tienen rutas en El Poblado, dicen haber pedido concertaciones y recuerdan que han estado de acuerdo con la posibilidad de llegar a esquemas como los lectores de cívica, en el caso de las rutas alimentadoras. Consideran que este avance u versión no se ha dado porque “la administración un día dice que sí y luego desiste de hacerlo”.

La empresa de aquí

Otra de las implicadas es Autobuses El Poblado, que tiene cerca de 11 rutas alimentadoras en esta cuenca, unos 315 buses y la única con rutas con origen y destino en la comuna 14.
En conversación con Abel y Jaime Sánchez, dueño y vocero de la empresa, respectivamente, la posición es clara: “El problema es que no han regulado los permisos que tienen las empresas que no son de Medellín para transportar a las personas por corredores como la Avenida El Poblado”.

Ellos también sienten que las explicaciones que les han dado sobre el funcionamiento del TPM han generado más dudas que respuestas, pues dicen que diseñar sobre una hoja en blanco es muy fácil, pero al enfrentarse a las reales necesidades de los usuarios, las cosas son a otro precio.


Publicado en la edición 537 (agosto 22 de 2013)