Fiesta privada terminó en explosión

Seis personas resultaron con quemaduras de diferentes grados cuando un escape de gas de un asador hizo contacto con una chispa y causó un explosión en un apartamento


Iban a ser las 4 de la madrugada del sábado 26 de noviembre cuando un estruendo y los gritos de dos mujeres despertaron a muchos de los residentes de la unidad residencial Parque Central, contigua al Mamm, en Ciudad del Río.
Sobresaltada, Martha se asomó por la ventana de su habitación y vio cómo en el cuarto piso, el de la piscina, varias personas corrían hacia los chorros de agua, una de las mujeres que gritaba se lanzaba al agua y otras personas pedían auxilio y clamaban por los bomberos. Era el epílogo de un asado realizado en el apartamento 520, con el cual la modelo Sharon Celis Ochoa daba la bienvenida a su hermana Wendy, quien llegó de Estados Unidos a pasar sus vacaciones.
“Ese día habíamos comprado el asador con una pipeta de gas y lo pusimos en el balcón, pero desde el principio nos dimos cuenta de que el regulador estaba malo porque le daban vueltas y vueltas para cerrar y seguía botando gas”, relata Rubiela, la madre de Sharon y Wendy. Sus dos hijas fueron quienes resultaron más lesionadas en este accidente.



“Esto va a explotar”

Fue Rubiela la primera en advertir la inminencia de la tragedia al darse cuenta de que el olor a gas era exagerado dentro del apartamento que comparte con Sharon, aún cuando el asador de carnes estaba apagado desde la media noche. Mientras varios de los asistentes a la fiesta intentaban cerrar el regulador de la pipeta en el balcón, Rubiela insistía a todos en que salieran. “Esto va a explotar, gritaba yo, pero nadie me hacía caso”.
De dos saltos bajó entonces los pocos escalones que la separaban del área de la piscina y desde allí vio cómo el drama envolvió su casa. “El gas se fue hasta la cocina y parece que con la chispa del calentador de agua hizo explosión. La puerta del apartamento se desprendió con el impacto y fue a dar contra el apartamento del frente. A uno de los muchachos la explosión lo lanzó por el balcón y vi cómo mi niña Sharoon se fue inflando por las quemaduras”.
Las seis personas quemadas salieron hacia la piscina para buscar alivio bajo el agua. Minutos después fueron trasladadas a diferentes centros asistenciales de la ciudad. Cinco de ellas ya fueron dadas de alta mientras la bella Sharoon, anfitriona de la fiesta, continúa recluida en la Unidad de Quemados del Hospital San Vicente de Paúl (HSVP).
Aunque inicialmente algunos vecinos especularon con que el cloro de la piscina había empeorado las quemaduras de Sharoon, el cirujano plástico Marcos Hoyos, director de la Unidad de Quemados, lo desmiente. “Las concentraciones de cloro en una piscina son mínimas, de manera que no tienen porqué empeorar las lesiones”. Por el contrario, agrega que en un caso como este, sumergirse en una alberca cercana puede ser una buena decisión. “Quien resulte quemado lo primero que debe hacer es retirarse del ambiente, quitarse la ropa y someterse al agua fresca y fría entre 15 y 30 minutos para tratar de limitar el daño”.

El drama de Sharoon
El 30 de noviembre, cuatro días después del accidente y estando hospitalizada, Sharoon cumplió 21 años. La bella joven es modelo, se graduó en 2010 en Negocios Internacionales, en el Sena, y cursa cuarto semestre de Medicina Veterinaria, en la Remington. Según Juan Sebastián Caicedo, médico residente del HSVP, Sharoon sufrió quemaduras de segundo y tercer grado, principalmente en las extremidades inferiores y en forma circunferencial. Aunque su evolución ha sido muy positiva, su tratamiento será prolongado y habrá que esperar varias semanas para determinar las cirugías e injertos a los que deberá someterse.
Mientras tanto, Wendy, su hermana, se recupera en casa de Sharoon de las quemaduras que recibió en sus pies.
vermasnotas